José Pilar Quezada Valdès -sentado a la izquierda- y Agustín Caloca Cortés -Sentado a la derecha- alumnos en el Seminario de Guadalajaraa
... "en la Iglesia conviven asnos, mulos y machos cabríos, algunos tan salvajes que se sienten deseos de matarlos, pero no es posible porque 'el Amo quiere recibirlos todos en buen estado'."
El Cura de Torcy a su colega de Ambricourt, en: "Diario de un Cura Rural", de Bernanos.

jueves, 13 de julio de 2017

LEOPOLDO GONZALEZ GONZALEZ. QUINTO OBISPO Y CUARTO ARZOBISPO DE ACAPULCO


LEOPOLDO GONZALEZ GONZALEZ
QUINTO OBISPO Y CUARTO ARZOBISPO DE ACAPULCO

Acapulco y Tapachula.

El Santo Padre el Papa Francisco nombró, el viernes 30 de junio de 2017, en la memoria de los Primeros Mártires Romanos, al obispo de Tapachula, Monseñor Leopoldo González González, nuevo Arzobispo para la Arquidiócesis de Acapulco, quien se distinguió durante su ministerio en Tapachula, por su defensa de las causas del Soconusco, sobre todo de las clases más desprotegidas y los migrantes, así como por su apoyo a la libertad de expresión y al periodismo.
         De esta manera, Tapachula completa un intercambio iniciado por Acapulco hace 41 años, cuando el 3 de junio de 1976, Su Santidad el Papa Pablo VI nombra como tercer Obispo de Tapachula, a un distinguido miembro del presbiterio de Acapulco, Monseñor Juvenal Porcayo Uribe, originario de Buenavista de Cuéllar, y que sirvió a la diócesis de Tapachula hasta su muerte en un accidente automovilístico cuando se dirigía a su ciudad natal después de haber participado en la toma de posesión del Primer Arzobispo de Acapulco Monseñor Rafael Bello Ruiz, el 30 de junio de 1983. Así como Acapulco dio un Obispo a Tapachula, ahora Tapachula da un obispo a Acapulco.
Mons. Juvenal Porcayo Uribe nació en Buena Vista de Cuellar, Gro., el 3 de mayo de 1917. Su Santidad Pablo VI lo nombra tercer obispo de Tapachula el 3 de junio de 1976, su ordenación episcopal fue el 8 de septiembre de 1976 en el Auditorio Municipal de la ciudad de Tapachula, Chiapas. En julio de 1981 presentó un nuevo Plan Diocesano de Pastoral. En este período se delimitaron las Foranías y continuó las obras de la construcción de Catedral. Fundó en 1982 la Comisión Diocesana de Ayuda Inmigrantes Fronterizos (CODAIF). Fallece en un accidente automovilístico en su estado natal el 30 de junio de 1983.
Otro dato que relaciona a Monseñor Leopoldo con su nueva diócesis es la fecha del 18 de marzo: pues fue un 18 de marzo de 1958, cuando el Papa Pío XII, con la Bula "QUO APTIORI" crea la Diócesis de Acapulco; y 41 años después, el 18 de marzo de 1999, el Papa el papa Juan Pablo II, nombra a Leopoldo González, Obispo de Voncaria y Auxiliar de Morelia.


Datos biográficos.

Monseñor Leopoldo González nació en Abasolo, en el Estado de Guanajuato el 31 de Octubre de 1950. Sus padres fueron Antonio González García y María Juana González Galván, los dos ya fallecidos. Es el segundo de seis hermanos.
Estudio la primaria en ese mismo municipio, en el colegio Renacimiento, a cargo de las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Pobres.
El 1 de Enero de 1964, poco antes de cumplir los 14 años, ingresó al Seminario de Morelia donde cursó la etapa de Humanidades, Filosofía y Teología, siendo condiscípulo de José Carlos Garfias Merlos. Estudio durante tres veranos, el Diplomado en Formación y Acompañamiento Vocacional en la “Escuela para formadores”, vinculada a la Universidad La Salle.
Fue ordenado Sacerdote en la catedral de Morelia, el 23 de Noviembre de 1975, junto con José Carlos Garfias Merlos, por el Arzobispo Estanislao Alcaraz Figueroa.
Su ministerio inicial lo vivió como formador y maestro en el seminario de Morelia, de Agosto de 1975 a Junio de 1999, siempre en el equipo del Presbítero José Carlos Garfias Merlos, impartiendo clases en secundaria en materias de Humanidades, Filosofía y Teología.
Fue Rector del Templo de las Tres Aves Marías en Morelia, sucesor del Presbítero José Carlos Garfias Merlos; capellán del Internado de Niñas “Santa María” de las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Niños Pobres; y acompañó durante 15 años al movimiento de Encuentros Matrimoniales, en equipo con el presbítero José Carlos Garfias Merlos.
El 9 de marzo de 1995 el arzobispo Alberto Suárez lo nombró Vicario General del Arzobispado y Responsable de la Zona Pastoral I Sagrado Corazón, ubicado en la ciudad de Morelia, la periferia y la comunidad de Tierra Caliente.
También fungía como director del Periódico Diocesano Comunidad Cristiana, lo que le brindó experiencia en su relación con los medios masivos de comunicación y su defensa de los derechos de los periodistas.
Hizo sus estudios especializados en la Escuela para Formadores en Toluca, extensión de la Facultad de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, y obtuvo el Diplomado en Antropología de la Vocación.


Obispo Titular de Voncaria y Auxiliar de Morelia (1999-2005)

El 18 de Marzo de 1999, el papa Juan Pablo II, lo nombró Obispo de Voncaria y Auxiliar de Morelia. Recibió la ordenación episcopal el 19 de Mayo de 1999.
Como Obispo Auxiliar estuvo encargado de la formación permanente del clero de Morelia, y vocal de la Comisión Episcopal de Pastoral Indígena para el trienio 2004-2006.

Su escudo y su lema episcopal.

Monseñor Leopoldo González fue elegido y ordenado Obispo en el año 1999, dentro del trienio de preparación para la celebración del Gran Jubileo del Año 2000, en  el que el gran Papa Juan Pablo II dispuso que ese año fuera designado como Año del Padre. Y el nuevo Obispo, retomando estas disposición de la Divina Providencia, asumió como lema episcopal: Abbá, Padre.
La disposición de su escudo apiscopal fue encargada a un condiscípulo suyo, el Presbítero Miguel Aguero, de feliz memoria.
El escudo quiere expresar la inefable presencia del Padre (la palabra Abbá, Padre en lo alto del escudo), en Jesús (la cruz al centro del escudo), el don del Espíritu Santo (el haz de luz que atraviesa el escudo). La presencia de María, de pie junto a la cruz, representada en la advocación de Nuestra Señora de la Salud, Patrona de su diócesis de origen, Morelia.
Su lema espicopal, Abbá, quiere expresar la confianza en el Padre, que es el origen de la misión, y quien la posibilita. La misión no es otra cosa, sino enseñar a las personas el amor que el Padre les tiene para que ellas también pronuncien este Santo Nombre y lo alaben.

Séptimo Obispo de Tapachula (2005-2017).

El 9 de Junio del 2005, el papa Benedicto XVI lo nombró Séptimo Obispo de la Diócesis de Tapachula, luego de que en noviembre de 2004 su antecesor, Rogelio Cabrera López, fuera designado titular de la Diócesis de Tuxtla Gutiérrez. En el ínterin, la Diócesis fue administrada por Monseñor Bartolomé Carrasco Briseño, Arzobispo de Oaxaca.
Monseñor Leopoldo llegó a su nueva diócesis y en octubre de ese mismo año 2005, su bautismo fue el Huracán Stan, que dejo muchos damnificados.
Durante seis años fue miembro del Consejo Permanente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
Del 2013 al 2015, fue Presidente de la Comisión Episcopal para el Diálogo Interreligioso y Comunión.
La Diócesis de Tapachula, con su Catedral de San José, fue creada el 19 de Junio de 1957 por el papa Pío XII y es sufragánea a la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez.
La Diócesis tiene una jurisdicción de poco más de 12 mil kilómetros cuadrados y está conformada por 28 municipios de las regiones Istmo-Costa, Soconusco, Frontera Sur y Sierra. Cuenta con 41 parroquias, agrupadas en 5 foráneas. Se calcula que en global hay en esa zona, unos 2.5 millones de habitantes, de los cuales el 90 por ciento son católicos.
El Séptimo Obispo encontraba una región sumida en la miseria, inseguridad, abandono, prostitución infantil, tráfico de drogas y seres humanos, incremento en el flujo migratorio y la presencia delictiva de los Mara Salvatruchas.
Durante el ministerio episcopal de Monseñor Leopoldo González se celebraron los 50 años de la fundación de la Diócesis de Tapachula. En esa ocasión se elevó a Santuario Diocesano, por decreto del papa Benedicto XVI, a la parroquia de la Inmaculada Concepción, siendo proclamada esta advocación, patrona de la Diócesis de Tapachula.
El 15 de Febrero de 2009 se concluyeron los trabajos de construcción y remodelación de la Catedral de San José. La Consagración de la Catedral se efectuó el 19 de Marzo de 2009.
Actualmente estaba llevando a cabo la modernización del también Templo Diocesano erigido a la Virgen de Guadalupe, en Tapachula.
En junio de 2011 sufre un severo infarto que ameritó operación en el Hospital de Alta Especialidad “Ciudad Salud”, del cual afortunadamente pudo recuperarse. Fue intervenido de una angioplastía primaria a la coronaria derecha por un infarto, es decir, un cateterismo cardíaco para abrir las arterias y retirar los coágulos y colocar las mayas correspondientes, posteriormente, le retiraron el marcapasos.


COMO OBISPO DE TAPACHULA CHIAPAS, PIDE A LA SOCIEDAD NO COOPERAR CON EL NARCO

El 22 de Marzo de 2009, la voz profética del Obispo de Tapachula se escucha fuerte en su mensaje de Cuaresma: Pide no cooperar con la delincuencia, sobre todo el narcotráfico que ha cobrado muchas vidas. “Ya es muy grande el número de personas que han muerto en el combate al narcotráfico y al crimen organizado. Han muerto muchas personas ligadas al delito, también han sido muchas las víctimas de sus crímenes y muchos también los soldados y policías que han perdido su vida por cuidar de nuestra seguridad”, destacó.
Monseñor manifestó que “al mirar las noticias tal vez nos impresiones tanto el número, que dejemos de lado que se trata de personas humanas destruidas”. Manifestó que hay que estar convencidos de que el narcotráfico, el crimen organizado, el delito son caminos de muerte “con los que no debemos cooperar Nuestro reclamo de mayor seguridad en nuestra patria a de ir respaldado por nuestro rechazo firme de todo consumo de droga y de la decisión firme de no cooperar en nada en su producción o comercialización”.
Dijo que “también hay que aumentar la conciencia de que nos necesitamos unos a otros y debemos de mirar unos por otros. La indiferencia ante el mal que sufren nuestros hermanos, nos deja indefensos ante quien quiera hacernos daño”. Mencionó que es imposible que cada uno de los ciudadanos tenga un policía que los cuide, “pero si vivimos junto a otras personas de quienes hemos de cuidar y de quienes hemos de tener la seguridad de que mirarán por nosotros”.
“A nuestro paso miramos y escuchamos lo que sucede en derredor nuestro, de manera que no falta quien sea testigo de la violencia cometida contra alguna persona. Esta es una base firme sobre la cual puede fortalecerse nuestra seguridad: que nadie se desinterese del bien de los demás, para que nadie pueda ser mirado indefenso”, precisó Monseñor.
Don Leopoldo González indicó que “la cuaresma nos llama a convertirnos al Señor nuestro Dios, dejando de hacer el mal. Es un llamado y una gracia que Dios nos hace a todos, también a quienes están ligados al crimen organizado y al narcotráfico, para que cambiemos de conducta y vivamos. (Publicado por INFORMACION FRONTERA SUR)


EN FAVOR DE LOS MIGRANTES.

La región del Soconusco es paso de migrantes centroamericanos por el país hacia los Estados Unidos. En enero de 2015, los obispos de las tres diócesis en el Estado de Chiapas (Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez y las diócesis de Tapachula y San Cristóbal de las Casas) lanzaron un enérgico llamado para acabar con las conductas que propician la indiferencia y drama de los migrantes quienes, por la corrupción de autoridades y el acecho del crimen organizado, carecen de seguridad que compromete su integridad física y vida al rezar y celebrar una misa en las orillas del río Suchiate. Ahí pidieron perdón por no haber tratado a los migrantes como personas. Tapachula ha promovido activamente la fundación de las casas de los migrantes conducidas, particularmente, por los misioneros scalabrinianos.
La Diócesis de Tapachula Chiapas, le entra a apoyar a migrantes. El 3 de Septiembre de 2015, la Diócesis de Tapachula abrió en la ciudad fronteriza de Chiapas un centro de atención para migrantes y refugiados, que brindará ayuda humanitaria, jurídica, sicológica y acompañamiento a los solicitantes, informó César Augusto Cañaveral Pérez, Director de la Pastoral de la Movilidad Humana de la Iglesia Católica.
Muchos migrantes ya no aspiran a ir a Estados Unidos. Se quedan en Chiapas y otros estados de México comunidades grandes de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos. 31 mil 704 personas nacidas en el extranjero radican en Chiapas, principalmente originarios de países centroamericanos, según datos reportados por el INEGI.
Monseñor Leopoldo González inauguró el espacio “para atender a todas las personas en condición migratoria, no solo a los extranjeros de paso sino a los que eligen esta zona del país para trabajar o incluso e mexicanos deportados. Explicó que el principal apoyo que solicitan los migrantes es el acompañamiento o asesoría para trámites diversos. Dijo que es deber atender a los migrantes que tocan las puertas de la Iglesia. “Nuestro reto es poder acompañarlos, no solo de una forma asistencialista, sino ser puente con dependencias de gobierno y organizaciones de ayuda a migrantes”.
La pastoral este con esta oficina, ser un vínculo con dependencias locales, nacionales, internacionales, organizaciones no gubernamentales y la propia red de ayuda con la que cuenta la iglesia. Responde a la preocupación de la iglesia por un aumento en solicitantes de refugio, y por el tema de los niños migrantes no acompañados. “La migración aquí se torna más compleja, no solo son migrantes en tránsito. Hay trabajadoras domésticas, temporales, vendedores ambulantes, deportados y los nuestros que parten a Estados Unidos”. Confío en que en la medida de la oferta la atención y los servicios de la oficina pastoral pueda crecer.
Al acto inaugural acudieron el obispo local, Leopoldo González; y los defensores de migrantes Flor de María Rigoni, Heyman Vázquez y Olga Sánchez; así como funcionales locales. (http://www.noticias.imparcialchiapas.com/2015/09/iglesia-abre-refugio-para-migrantes-en.html)


EN DEFENSA DE LA FAMILIA.

El 24 de septiembre de 2016, el Obispo de Tapachula, Chiapas, encabeza procesión por la familia. Señaló que el matrimonio entre el varón y una mujer, como una expresión de fe. Acompañado por sus sacerdotes y unos seis mil fieles católicos encabezaron la procesión y eucaristía por la familia. La movilización partió del parque bicentenario de Tapachula y recorrido las principales calles de la ciudad, integrada por familias completas vestidas de blanco en señal de paz. Gonzalo Vázquez Zavala, coordinador de la pastoral educativa, aseveró que la iglesia católica, ha querido expresarse públicamente el regalo que dios, ha hecho en la familia, dado en el matrimonio entre el varón y una mujer, como una expresión de fe.

El analista eclesial Guillermo Gazanini Espinoza, refiriéndose a Monseñor Leopoldo González, Obispo de Tapachula, expresa: Se ha caracterizado por su labor profética y de denuncia de los males sociales que aquejan particularmente a los más pobres.
El obispo de Tapachula apoyó las movilizaciones pacíficas en defensa del matrimonio y de la familia; a lo anterior, se le reconoce como uno de los prelados de la Iglesia mexicana en oponerse al gasolinazo de enero pasado vaticinado las afectaciones que impactarían a los más pobres ante los actos vandálicos de sectores de la población que desestabilizaron la paz de Tapachula: “No se necesita ser un adivino ni un especialista en asuntos públicos para mirar la gravedad del riesgo. Por ello me hago eco de la exhortación que como Conferencia del Episcopado Mexicano hemos expresado a las autoridades civiles… esta medida afecta a todo nuestro país especialmente a los más pobres… no es correcto imponer leyes sin tomar en cuenta la realidad y el sentir que vive la gente, sobre todo de los más desamparados”.
Hoy, la designación del Papa Francisco lo lleva a un territorio complejo y castigado por la violencia. Drogas, secuestros, extorsiones, levantones son el horror cotidiano del puerto de Acapulco que fue señalada como al ciudad más violenta de México en 2016 según el Instituto para la Economía y la Paz. En enero de 2017, la Procuraduría General de la República revelaría que la violencia desmedida en Acapulco era consecuencia de la disputa entre varios grupos delincuenciales del narcotráfico: Los Rojos, el cártel Beltrán Leyva, los Ardillos y el cártel independiente de Acapulco.
La degradación del tejido social empujó a la Arquidiócesis de Acapulco a realizar el acompañamiento a víctimas del delito y la promoción de las escuelas por la paz para la recomposición social. En junio de 2016, los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco denunciaron que las dos ciudades más violentas del Estado de Guerrero, Acapulco y Chilpancingo, forman parte de las catorce localidades más inseguras de América Latina. La violencia, afirmaron en esa ocasión, provoca efectos colaterales y de salud pública que no son atendidos con eficacia generando graves afectaciones en las víctimas del delito. Por ello, propusieron los “Doce gestos de misericordia” como acciones concretas para sanar a quienes han sido heridos y así promover la cultura de la escucha y paz acompañando a las víctimas y sus familiares en el Estado de Guerrero.
A Monseñor Leopoldo González le corresponderá continuar esta denuncia y profecía, pastoral de la misericordia en una tierra que anhela la paz.
Mons. Leopoldo González González se convierte, casi a los 67 años de edad y después de haber sufrido un infarto al corazón, en el V Obispo y IV Arzobispo de Acapulco. A él le corresponderá continuar esta denuncia y profecía, pastoral de la misericordia en una tierra que anhela la paz.

Monseñor Enrique Díaz, Obispo de Irapuato, expresó su congratulación por el nombramiento de Monseñor Leopoldo González como Arzobispo de Acapulco. (http://notus.com.mx/enrique-diaz-diaz-se-congratula-nuevo-azobispo-abasolense/)
Monseñor Enrique Díaz recordó que Leopoldo Gónzález, quien ha sido formador de muchos sacerdotes de la Diócesis de Irapuato: “Es un hombre muy sencillo, muy espiritual, muy lleno de Dios y a mí me da mucho gusto que ahora le encomienden esto aunque es una Diócesis difícil, bastante complicada por los retos pastorales, por seguridad y por muchas situaciones. Él es un hombre de Dios, incansable, muy cercano a la gente”.

MONSEÑOR LEOPOLDO GONZALEZ GONZALEZ TOMARA POSESION DE LA SEDE ARZOBISPAL DE ACAPULCO, COMO TRADICIONALMENTE ESTA PREVISTO, EL MARTES 29 DE AGOSTO DE 2017, MEMORIA DEL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA, CON UNA ENTRADA SOLEMNE EN LA CIUDAD EPISCOPAL, INGRESO SOLEMNE EN LA SANTA IGLESIA CATEDRAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD PARA TOMAR POSESION DE SU CATEDRA, Y POSTERIORMENTE LA SANTA MISA DE ACCION DE GRACIAS EN EL CENTRO INTERNACIONAL ACAPULCO.

¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR! 

Anuncian procesión en honor Virgen de Fátima

viernes, 7 de julio de 2017

PRIMER MENSAJE A LA ARQUIDIOCESIS DE ACAPULCO DE MONSEÑOR LEOPOLDO GONZALEZ GONZALEZ, ELECTO ARZOBISPO DE ACAPULCO


Muy queridos Padres,
Muy queridas Hermanas Religiosas,
Muy queridos Seminaristas,
Muy queridas Hermanas, muy queridos Hermanos,
Muy querida Arquidiócesis de Acapulco.
Les saludo con mucho afecto en la esperanza de que el Señor me conceda la gracia de pronto  mirar su rostro y estrechar su mano.
Agradezco mucho al Señor Jesús la confianza y el amor que me manifiesta al confiarme su cuidado pastoral. Luego de expresar mi sorpresa al Señor Nuncio ante esta designación del Santo Padre el Papa Francisco, y de manifestarle algunas  limitaciones de mi persona, muy de corazón le dije que si el Papa juzgaba que yo podía ayudar así, en su palabra reconocía la voluntad del Señor y con gusto buscaría poner lo mejor de mí mismo en la misión que me era encomendada. Y el Señor Nuncio me fortaleció con estas palabras: “El Señor pondrá lo demás. Usted lo ha visto en su vida. Además ustedes tienen una Madre”.  En esta grande confianza voy a Ustedes. El Señor me dé la gracia de poder servirles, que ciertamente en ustedes me seguirá bendiciendo.  
Este encuentro con el Señor Nuncio fue en la mañana del martes 21 de Junio. Salí de la Nunciatura y fui a la Basílica para platicar y poner en manos de nuestra Madre Santísima de Guadalupe, la misión que ahora me era encomendada y confiarle también algunas necesidades de mi querida Diócesis de Tapachula. Al llegar a la Basílica había una Celebración Eucarística muy hermosa y viva. Eran muchos los Padres que concelebraban y la presencia de fieles era tan numerosa que el espacio de la Basílica se miraba lleno. Ya iban en el Ofertorio cuando llegué. Grande fue mi sorpresa y mayor la alegría que experimenté al darme cuenta que eran Ustedes quienes ahí estaban: la Arquidiócesis de Acapulco, presente en sus presbíteros y en tantos  peregrinos que habían acudido. Le di gracias al Señor Jesús que así quiso que fuera nuestro primer encuentro, en la casa que nuestra Madre Santísima nos pidió construirle para ahí mostrárnoslo a Él, que es todo su Amor, para ahí escuchar nuestras súplicas y aliviar nuestras penas. ¡Cuánto agradecí esto al Señor! Que siempre esté sobre nosotros la mirada de nuestra piadosa Madre, la Virgen de Guadalupe, mirada llena de ternura, atenta y cercana, de conjunto y unidad, capaz de tejer la obra de Dios con hilos muy distintos.
Me acerqué a comulgar y recibí al Señor Jesús de manos de un sacerdote. Me dio mucho gusto. Sé que Él vendrá a mí en cada uno de ustedes, en su persona, en la comunidad eclesial, en la sociedad civil, sobre todo en los más necesitados. Le pido que me conceda su Santo Espíritu para siempre reconocerlo y acogerle, para pedirle perdón cuando no lo logre, y poner mayor atención y cuidado la siguiente vez.  Le pido me conceda aquellas gracias con las que Él quiere que esté en medio de Ustedes, para acompañarles, fortalecerles y guiarles en el camino que nos ha pedido recorrer en esta etapa de nuestra historia, en la situación concreta de nuestro Estado y de nuestra Patria. Que en el encuentro con Cristo, Camino de conversión, comunión y solidaridad, respondamos al llamado de  Dios nuestro Padre a vivir la fraternidad propia de sus hijos, que también tiene como bases la justicia, la solidaridad y la reconciliación. Jesús es nuestra Paz.
Reciban este saludo que les expreso con grande cariño y esperanza. Les tengo en mi oración. Pido que recen por mí, y también por esta querida Diócesis de Tapachula.
Tapachula, Chiapas, 30 de Junio de 2017.
                                                               +Leopoldo González G.

miércoles, 21 de junio de 2017

Peregrinación de la Arquidiócesis de Acapulco, 21 de junio de 2017, 10:0...

HOMILIA DEL ADMINISTRADOR DIOCESANO DE ACAPULCO CON MOTIVO DE LA PEREGRINCION AL TEPEYAC 2017


HOMILIA DEL MUY ILUSTRE ADMINISTRADOR DIOCESANO
DE LA ARQUIDIOCESIS DE ACAPULCO
MONSEÑOR RAFAEL VALENCIA GONZALEZ,
CON MOTIVO DE LA PEREGRINACION ANUAL
A LA INSIGNE Y NACIONAL DE LA BASILICA DE GUADALUPE
TEPEYAC, CIUDAD DE MEXICO, 21 DE JUNIO DE 2017

“Yo soy la madre del amor, del temor del conocimiento y de la santa esperanza”.

Queridos Hermanos:

Con grande alegría y esperanza venimos como peregrinos de la Arquidiócesis de Acapulco para ponernos a los pies de nuestra Madre, la Señora del cielo, que ha venido presurosa a nuestro árido Tepeyac, para "mostrar y dar" todo su "amor y compasión, auxilio y defensa, pues yo soy su piadosa madre".
En el relato evangélico se nos presenta a María, que después de haber recibido el anuncio del Arcángel Gabriel sale presurosa a las montañas de Judea en busca de su parienta Isabel, para ponerse a su servicio. Lleva consigo el misterio de su vida, por consiguiente, aunque es larga la distancia que recorrió, no lo hace sola: “La Virgen tierna y pura, llevaba al Hijo de Dios en el trono de su corazón…”

Por el sí que María dio a Dios, se convierte en madre por medio de la acción poderosa de Dios. El Hijo de Dios se ha encarnado en su cuerpo y ha iniciado su propia existencia humana y su propio crecimiento.
En su visita a su parienta Isabel, Ella lleva en su seno al Salvador del mundo, al Hijo de Dios, al Rey de justicia y de paz, eso hace que Isabel quede llena del Espíritu Santo y exclame: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
En el acontecimiento guadalupano, sucede algo parecido, María se encamina presurosa hacia las montañas del Tepeyac, a visitar este pueblo que estaba sufriendo, de igual manera, no viene sola, trae en su seno al Hijo de Dios.
Ella, nos trae no solo consuelo, alegría, esperanza, sino ante todo nos trae al Hijo de Dios, pues ella es la Madre del verdadero Dios por quien se vive. María, quiere atendernos, escucharnos, aliviar nuestros males, solucionar nuestros problemas, alcanzarnos la salvación por medio de su Hijo, por ello nos dice con tanta ternura y amor: ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?
María se nos presenta como discípula perfecta de Cristo, que nosotros estamos llamados a imitar en sus virtudes y cualidades humanas y cristianas, tales como: la actitud de escucha que se expresa en la fe, Ella creyó en la Palabra de Dios, así lo manifestó cuando dijo: “he aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra”. Por ello es dichosa, porque se dispuso a cumplir lo que Dios le pedía, abandonándose completamente a hacer su voluntad. Ella nos enseña a ser servidores, se pone a nuestro servicio, está siempre dispuesta a interceder por nosotros y a ayudarnos en nuestras necesidades, sobre todo en estos momentos que vivimos como País y de manera particular en nuestro Estado de Guerrero, donde tristemente el flagelo de la violencia, de la pobreza, siguen golpeando fuertemente a nuestra pueblo, que Santa María de Guadalupe, la madre de la esperanza, nos acompañe, nos de la fuerza para que como Iglesia seamos signo de la misericordia de Cristo, para acompañar el sufrimiento, el dolor y las necesidades de nuestro pueblo.
María es la estrella de la evangelización, en cuanto que, ella dio a Jesús al mundo, y nos guía al encuentro de Él; de manera particular lo trajo a esta tierra nuestra, nos enseña que el regalo de la fe es para todos sin distinción. Que su ejemplo nos anime a nosotros como Iglesia Particular a seguir impulsando con nuevo ardor y entusiasmo la evangelización, porque estamos convencidos que es a partir del encuentro con Cristo, como se da un verdadero cambio del corazón, que es el principio para que haya un cambio del orden social en que vivimos; esta realidad tan compleja y difícil nos desafía a anunciar con alegría el Evangelio.
En esta hora de prueba que nos toca vivir en buena parte de nuestra geografía Diocesana, deben resonar con mucha ternura, amor, pero también con toda su fuerza las palabras que nuestra Madre dirigió a san Juan Diego: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? Ella ha venido para estar con nosotros, para compartir nuestra historia y nuestro caminar, que reconfortante es en nuestra vida la presencia de la madre, cuanto alivio, serenidad y fortaleza nos hace sentir, porque nos sentimos acompañados, apapachados y aunque pasemos por momentos difíciles, cuánto mitiga el dolor, el sufrimiento, la tristeza, la soledad la presencia de la madre.
Tenemos la certeza de que no estamos solos en nuestro caminar como Iglesia, como hombres y mujeres de fe, como cuidadanos, Cristo y su Madre Santísima nos acompañan, por más desalentador que parezca el horizonte, siempre hay lugar para la esperanza, porque creemos que es Dios el que conduce la historia y porque desde la fe celebramos el triunfo de la vida sobre la muerte, el triunfo del amor sobre el odio, el triunfo del bien sobre el mal. Que Santa María de Guadalupe anime nuestro caminar y sostenga nuestra esperanza.
Pidamos especialmente en este Eucaristía a Dios, por la poderosa intercesión de nuestra Madre que pronto conceda a esta Iglesia Particular un Obispo, que haciendo presente a Jesús el Buen Pastor apaciente a este pueblo que sufre, para que se siga acompañando a las víctimas de la violencia y trabajando en la construcción de la paz.
Que Santa María de Guadalupe, nos cubra con su manto, para que vivamos en este mundo llenos de esperanza, para que cada día nos convirtamos a Cristo y transformemos nuestra sociedad.

Santa María de Guadalupe: Salva nuestra Patria y Conserva nuestra Fe. Amén

21 JUNIO 2017 SALVE REGINA ARQUIDIÓCESIS ACAPULCO TEPEYAC

21 JUNIO 2017 ADMINISTRADOR DIOCESANO ACAPULCO HOMILIA TEPEYAC 5

21 JUNIO 2017 ADMINISTRADOR DIOCESANO ACAPULCO HOMILIA TEPEYAC 4

21 JUNIO 2017 ADMINISTRADOR DIOCESANO ACAPULCO HOMILIA TEPEYAC 3

21 JUNIO 2017 ADMINISTRADOR DIOCESANO ACAPULCO HOMILIA TEPEYAC 2

21 JUNIO 2017 ADMINISTRADOR DIOCESANO ACAPULCO HOMILIA TEPEYAC 1

21 JUNIO 2017 ARQUIDIÓCESIS ACAPULCO EN EL TEPEYAC

miércoles, 5 de abril de 2017

DIALOGO CON DELINCUENTES, SOLO SI ES NECESARIO PARA LA PAZ: ARQUIDIOCESIS DE ACAPULCO



DIÁLOGO CON DELINCUENTES, SÓLO SI ES NECESARIO PARA LA PAZ: ARQUIDIÓCESIS DE ACAPULCO


Por Eduardo Salgado Sánchez

El presbítero Rafael Valencia González, administrador diocesano de la Arquidiócesis de Acapulco nombrado ante la partida de monseñor Carlos Grafías Merlos, dijo coincidir con la ideología del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza y aseguró que es necesario se busquen caminos y estrategias para encontrar la paz en el estado de Guerrero.
“Creo que es necesario buscar caminos y estrategias para encontrar la paz, sí se viera la conveniencia y eso favorece y ayuda a encontrar respuestas para superar los conflictos que tenemos como sociedad guerrerense, yo comparto que es una buena estrategia pero en la línea de buscar caminos de diálogo que favorezca la paz”, expresó Rafael Valencia.
Refirió que en el caso de la Arquidiócesis de Acapulco se han establecido los centros de jóvenes para la paz, esto como una forma de acompañar a los jóvenes porteños a encontrar perspectivas de vida y evitar así que se involucren con la delincuencia organizada.
“Actualmente hay seis grupos de jóvenes por la paz y la iglesia siempre estará a favor de la paz y con quien tenga que interactuar por así decirlo, bienvenido pero siempre estará la iglesia, estará a favor de la paz y armonía de todos”, reiteró el presbítero Rafael Valencia.
En otro tema, el presbítero Rafael Valencia, mencionó que la Semana Santa es tiempo de reflexión, “a nosotros como católicos y como cristianos nos toca seguir orando, en seguir en el anhelo de tener paz en nuestra ciudad”.
El administrador de la Arquidiócesis de Acapulco precisó que aún no se tiene a la persona que será el próximo arzobispo, “no hay ninguna noticia al respecto pero en cuanto lo sepamos se divulgará a través de los medios de comunicación”.
Fue el pasado domingo 26 de abril cuando el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, afirmó que podría servir de interlocutor entre el crimen organizado y el gobierno, si las autoridades lo solicitaran en una posible búsqueda del diálogo para intentar pacificar el clima de violencia que asola la entidad.
“Una de la tácticas eclesiales es el diálogo, y si acaso las partes lo solicita; yo estaría dispuesto a dialogar, para lograr que Guerrero viva más en paz”, sostuvo.
A cuestionamientos sobre que la autoridad no ha buscado dialogar con el crimen, dijo que el gobierno “conoce y sabe bien quiénes son y donde están”, pero acotó “no hay voluntad mientras se sienten por el lado derecho con la ley en la mano”, empero defendió que “por más malos que sean tenemos que escuchar sus razonamientos”.

jueves, 23 de febrero de 2017

ORDENACIONES PRESBITERALES REALIZADAS POR MONSEÑOR CARLOS GARFIAS MERLOS EN LA ARQUIDIOCESIS DE ACAPULCO


PRESBITEROS DE LA ARQUIDIOCESIS DE ACAPULCO ORDENADOS POR MONSEÑOR CARLOS GARFIAS MERLOS

23 de noviembre de 2011 Ordenación Presbiteral de los Diaconos
ANTONIO MARIN SALMERON, FELIX HERNANDEZ ORTIZ, IVANS GAMALIHEL GARCIA SERNA Y JAVIER ALONSO MENDOZA, en el Salón Nezahualcóyotl del Centro Internacional Acapulco, de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

13 de septiembre de 2012 Ordenación Presbiteral del Diácono JOSUE
ARROYO MARTÍNEZ la Parroquia del Sagrario-Catedral de Acapulco, de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

3 de Enero de 2013 Ordenación Presbiteral del Diácono JUAN PABLO
ORTEGA AVILÉS, en el Templo Parroquial del Sagrado Corazón de Jesús en Plan de los Amates, Acapulco, Gro. de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

5 de Febrero de 2013 Ordenación Presbiteral del Diácono JESUS
ALEJANDRO ZAPIÉN GRANDEÑO en el Templo Parroquial de la Sagrada Familia en la Colonia Progreso, Acapulco, Gro. de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

7 de Marzo de 2013 Ordenación Presbiteral del Diácono OMAR INFANTE
SALVADOR, en el Templo Parroquial de Santiago Apóstol en Cuautepec, Gro. de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

9 de enero de 2014 Ordenación Presbiteral de los diáconos AMBROSIO
DE LA CRUZ RUIZ, CEASAR BORJA CARMONA Y VALENTIN RUÍZ SOLANO, en el Santuario del Santo Señor del Perdón, en Igualapa, Gro. de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

6 de marzo de 2014 Ordenación Presbiteral del Diácono JOSE
ALEJANDRO GÓMEZ HERNÁNDEZ, en la cancha municipal de Coyuca de Benítez, Gro. de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

28 de mayo de 2015 Ordenación Presbiteral de los diáconos ADONIS
HERNÁNDEZ SÁNCHEZ, ANTONIO ENRIQUE VEGA GARIBO, ARTURO MARROQUÍN SOLÍS, CRISTO CARACHURE ARROYO, ELMER ROMÁN ALLENDE, EPIFANIO DÍAZ SANTANA, IVÁN GALVÁN AGATÓN, MARIO RODRIGUEZ CRUZ, NICOLÁS CANTO COMINO Y ULISES GALLARDO CHÁVEZ, en el Salón Nezahualcóyotl del Centro Internacional Acapulco, de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

19 de mayo de 2016 Ordenación Presbiteral de los diáconos FRANCISCO

IVAN FLORES SÁNCHEZ, LUIS ALEJANDRO PIZA FAJARDO Y RENE PERALTA FIGUEROA, en el Jardín Sur del Centro Internacional Acapulco, de manos de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco.

lunes, 30 de enero de 2017

PIDE EL NUEVO ADMINISTRADOR DIOCESANO DE ACAPULCO AL GOBIERNO DAR SEGURIDAD A LA POBLACION


Política 


Jacob Morales Antonio

Enero 30, 2017

En su primera conferencia de prensa, el administrador diocesano de la arquidiócesis de Acapulco, el sacerdote Rafael Valencia González, llamó a los miembros del gobierno a “cumplir con la encomienda para la cual fueron elegidos” y dar seguridad a la población, luego de la ola de violencia registrada por la mañana de este domingo en el estado.
El párroco de la catedral de Nuestra Señora de la Soledad, quien se presentó ante los reporteros como el nuevo administrador diocesano elegido por el Consejo de Consultores de la Arquidiócesis de Acapulco, expresó que la tendencia en el mundo es estar “interrelacionado” y que el muro que pretende construir el presidente Donald Trump expresa separación.
El presbítero dijo: “Quisiéramos que fuera diferente la situación en nuestra entidad, pero desafortunadamente seguimos encontrando hechos de violencia y toda expresión de violencia siempre será condenable”.
Indicó que por su parte continuará en el empeño de impulsar los programas para la construcción de la paz, que trabajó el ahora arzobispo de la diócesis de Morelia, Michoacán, Carlos Garfias Merlos.
“La violencia no la podemos negar, se manifiesta de diversas maneras, lo que a nosotros nos corresponde hacer como Iglesia, es seguir en el esfuerzo y empeño de construir la paz, siempre dar la esperanza a nuestra gente en esta realidad que nos toca vivir”.
Al gobierno demandó: “Simplemente cumplir con la encomienda para lo cual fue elegido. Simplemente ellos son garantes de seguridad para la sociedad, pedir que pues brinden esta seguridad que todos anhelamos y deseamos como ciudadanos”.
El sacerdote opinó que “la tendencia del mundo ahora es estar interrelacionados, estar comunicados y un muro siempre expresa separación, expresa división”, esto luego del anuncio del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, de construir un muro en la frontera con México.
También dijo que hasta este domingo no había ninguna acción concreta, en manera particular por parte de la Iglesia, para la defensa de los migrantes guerrerenses y que tampoco el Vaticano o el Papá Francisco ha fijado una postura al respecto.