José Pilar Quezada Valdès -sentado a la izquierda- y Agustín Caloca Cortés -Sentado a la derecha- alumnos en el Seminario de Guadalajaraa
... "en la Iglesia conviven asnos, mulos y machos cabríos, algunos tan salvajes que se sienten deseos de matarlos, pero no es posible porque 'el Amo quiere recibirlos todos en buen estado'."
El Cura de Torcy a su colega de Ambricourt, en: "Diario de un Cura Rural", de Bernanos.

viernes, 22 de enero de 2010

FELIPE AGUIRRE FRANCO: SEGUNDO OBISPO DE TUXTLA GUTIERREZ, CHIAPAS (1988-2000).

FELIPE AGUIRRE FRANCO: SEGUNDO OBISPO DE TUXTLA GUTIERREZ, CHIAPAS (1988-2000).
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas.

Era domingo el 5 de mayo de 1988, culminando las fiestas de San Marcos Evangelista, cuando el Nuncio Apostólico en México Monseñor Girolamo Prigione, comunica que el Santo Padre Pablo VI, preconizaba como Segundo Obispo de Tuxtla al hasta entonces Obispo Auxiliar Monseñor Felipe Aguirre Franco. Ejercía en esos días como Vicario General, ayudando a Monseñor José Trinidad Sepúlveda, quien prosiguió como Administrador Apostólico, pues había sido trasladado a San Juan de los Lagos.
Se preparó para este acontecimiento con momentos especiales de oración, un retiro espiritual, algunas visitas pastorales, diálogo con los Sacerdotes, con los responsables de las zonas pastorales de la Diócesis y con el Consejo de la Curia Diocesana, se estableció un Comité de Celebración de la Toma de Posesión y el anuncio de que proseguirían las bases para convocar a un Plan Diocesano de Pastoral. Modifica su escudo episcopal para que tuviera también las sandalias, el atravesado, y compró el báculo nuevo que dice “evangelizar”.
Le entregaron una autorización para tomar posesión antes de que llegara la Bula Pontificia y posteriormente a la Toma de Posesión llegó la Bula Pontificia.
La Ceremonia de Toma de Posesión se realizó en los atrios de la Catedral de San Marcos, el día 29 de junio de 1988. Participó un coro bien preparado, Seminaristas, familiares, Sacerdotes, Religiosas, y todo el pueblo de Dios, unas 10,000 gentes estaban presentes. Acompañaron: el Nuncio Apostólico en México Monseñor Girolamo Prigione –que presidió la ceremonia-, y los Obispos de la región Pacífico-sur (el Arzobispo de Antequera-Oaxaca, Monseñor Bartolomé Carrasco Briseño; Monseñor Luis Miguel Cantón Marín, Obispo de Tapachula; Monseñor Samuel Ruiz García, Obispo de San Cristóbal de las Casas; y Monseñor José Trinidad Sepúlveda, Administrador Apostólico de la Diócesis; Monseñor Héctor González Martínez, Arzobispo Coadjutor de Oaxaca; Monseñor Hermenegildo Ramírez Obispo Prelado de Huautla de Jiménez; Monseñor Braulio Sánchez Fuentes, Obispo Prelado de los Mixes, Oaxaca; y Monseñor Arturo Lona Reyes, Obispo de Tehuantepec); Monseñor Rafael García González, Obispo de Tabasco; y Monseñor Sergio Méndez Arceo, Obispo Emérito de Cuernavaca. Sus hermanos Sacerdotes, Ascensión y Eustaquio, su tía Escolástica, su tía Lica, primos, todos sus hermanos y sus hermanas, y sobrinos.
En la homilía el Nuncio hizo referencia a que, 23 años antes, cuando tomó posesión el primer Obispo de Tuxtla, Monseñor Sepúlveda, alguien decía que “la Diócesis de Tuxtla no era necesaria, que si se erigía sería una nueva forma de dominación del Vaticano, una forma opresora y dominante del Vaticano sobre los pueblos”; y el Nuncio respondía entonces: “ahora se ve la falacia de aquellas palabras cuando vemos todo lo que ha sido la vida de la Diócesis a través de estos 23 años con Mons. Sepúlveda y ahora como está presente, ferviente, dispuesta esta Iglesia de Tuxtla para acoger a su segundo Obispo que toma posesión en estos momentos, nos habla de la eclesialidad de una Diócesis con todos sus integrantes, con todos sus miembros”. También hubo una pequeña, una muchachita “Hija de María”, de nombre Paulina Cal y Mayor, hija de Manolo Cal y Mayor, que habló perfectamente sobre las cualidades de la Iglesia. Después terminada la Misa, se asentó una lluviecita, como una llovizna mientras Monseñor Aguirre andaba saludando a los fieles fuera de la Catedral. El banquete tuvo lugar en el Colegio de Niñas.
La relación de Monseñor Sepúlveda con Monseñor Aguirre fue muy estrecha, expresiva, de reconocimiento agradecido del trabajo pastoral. Monseñor Sepúlveda, fue siempre para Monseñor Aguirre un Maestro, aprendió mucho de él, desde el Seminario, desde cuando a temprana edad fue su Coadjutor, y esa relación se estrechó aún más en Tuxtla como Auxiliar. Monseñor Sepúlveda era un artista, intuía las artes, disfrutaba lo bello, lo grande, lo noble, lo divino, disfrutaba la poesía, la pintura, la música, y la belleza, saboreaba los “montes y espesuras plantados por la mano del Amado”, allá por Tuxtla Gutiérrez. Nunca dejó de amar a la Diócesis de Tuxtla, y siempre fue su bienhechor. Siendo ya Obispo de San Juan de los Lagos, fundó y atendió dos Parroquias de Tuxtla, la de Cintalapa y la de Ocotepec, esta última que tiene extensión a Coapilla y la de Cintalapa que tiene también como extensión a Jiquipilas; además él fue el fundador de un fondo económico para Parroquias necesitadas como la de Tuxtla Gutiérrez. Otorgó un fuerte apoyo económico para la visita del Papa a Tuxtla, y también formó un fondo económico para varias Diócesis necesitadas.

EVENTOS SIGNIFICATIVOS EN SU EPISCOPADO TUXTLECO.

EL LEVANTAMIENTO ZAPATISTA. Un reto muy difícil de afrontar fue para Monseñor Aguirre el levantamiento zapatista en enero de 1994. Fue precisamente en ese año cuando terminaba las visitas pastorales y debía llevar a Roma el informe de todas ellas, el informe quinquenal de la Diócesis; era la primera visita “Ad Limina” que le tocaba. El conflicto suscitado el día 1° de enero del año de 1994 fue en cierto modo un acontecimiento como ‘parte aguas’ de la historia de Chiapas; para él fue un acontecimiento también duro con retos pastorales muy difíciles para su vida y un gran desgaste. Inevitablemente la polarización lo sometió a una tensión desgastante, algunos lo querían afiliado a la mentalidad zapatista, otros afiliado más bien al pensamiento del Gobierno del Estado y del Gobierno Federal; el levantamiento zapatista surgía después de 25 años de activismo en la región de grupos marxistas, después un grupo maoísta con el subcomandante Marcos se estableció en la región Tzeltal. El involucramiento de Catequistas, aparece como un aspecto poco estudiado.
Le tocó formar parte de la Comisión para la Reconciliación y la Paz en Chiapas con varios Obispos. Realizó entre 10 ó 12 visitas en total ese año y los siguientes, le tocó promover, la posibilidad de un diálogo con los zapatistas. Con el Subcomandante Marcos, estuvo en los lugares donde había muchos desplazados, en los lugares de conflicto. Monseñor Aguirre está convencido de que LA PAZ no se logra ni poniéndose una capucha, ni una cachucha, ni abrazando un fusil, sino buscando soluciones al abandono, a la marginación a la situación de olvido en que muchas veces han estado tantos indígenas, pero hay que buscar un camino que no sea el de la violencia ni el camino armado. Cuando la Comisión Episcopal le dijo al comandante Tacho que Cristo no ocupó ejércitos para implantar su Reino dijo: “si nosotros éramos Catequistas casi la mayor parte, Zebedeo, David, Felipe, ahí estaban varios comandantes y eso que usted dice lo dicen los protestantes; pero nosotros sabemos que Cristo murió porque se enfrentó a las autoridades opresoras de su tiempo, por eso nosotros aquí estamos mejor, que nos maten con un fusil en la mano y no que nos muramos de hambre como si fuéramos animales”. Esa era la ideología de estos zapatistas en aquél entonces…

LA MARCHA CONTRA EL ABORTO. Otra de las experiencias fuertes para Monseñor Aguirre fue la marcha contra el aborto. Fue un reto pastoral grande porque el día 28 de diciembre de 1990 el Congreso del Estado autoriza el aborto en Chiapas, entonces el 28 de diciembre se realiza una marcha en el día de los Santos Inocentes, porque ya había llegado el nuevo Herodes, los nuevos Herodes que asesinan a los niños; una marcha silenciosa con la participación de unas cinco mil mujeres, que con algunas mantas o pancartas o cartulinas iban diciendo “ya acabaron con nuestros montes, ya acabaron con nuestras selvas, ya acabaron con no se cuanto... y ahora ¿quién sigue?” Decían: “dispensen las molestias que les causamos con esta marcha pero nos estamos pronunciando en favor de la vida”.

LA VISITA DEL PAPA A TUXTLA. Otro de los acontecimientos que marcó mucho su Episcopado, fue la visita del Santo Padre Juan Pablo II, el 11 de mayo de 1990. Los preparativos fueron extenuantes, todo centralizado en el Obispo. El acontecimiento trágico de la muerte de Monseñor Luis Miguel Cantón Marín y otras 20 personas que cayeron en el avión que venía de Tapachula a Tuxtla Gutiérrez conmocionó a todos. La víspera, el 10 de mayo, cayeron cerca del aeropuerto de Terán, unos tres kilómetros antes de llegar al aeropuerto; fue muy doloroso recoger el cadáver del Obispo semi calcinado junto con otras 20 personas, por la explosión del avión al caer. Sentimientos contrastantes de tristeza por la tragedia y el gozo de la presencia del Santo Padre. El Papa oró en el interior de Catedral por las víctimas.
Fue un gran acontecimiento. Un millón de personas participaron en el encuentro con el Santo Padre en el Pompushuti. El Santo Padre felicitó a la Diócesis porque estaba cumpliendo 25 años en esos días, el 11 de mayo de 1990. Monseñor Aguirre le canté una felicitación al Papa, en polaco: “te deseamos que vivas cien años”, y el Papa agradeció el gesto: “el Obispo canta mejor el polaco que cuando lo habla” porque también le había dado las gracias con la palabra polaca “chincuya”.

EL SEMINARIO: LA NIÑA DE LOS OJOS DEL OBISPO. Construyó el Seminario Mayor y del Seminario Menor. La bendición del Seminario tuvo lugar cuando fueron sus Bodas de Plata Episcopales. Promovió la especialización de Sacerdotes. Forjó un buen equipo de formadores en el Seminario, junto con el Rector, todos los formadores y maestros del Seminario, Sacerdotes estudiando en la Pontificia de México o en Roma o en Cochabamba, Bolivia. Le tocó ordenar ya, siendo Obispo Diocesano, más de 50 Sacerdotes diocesanos, para la diócesis, quedando un Clero joven, en general. Las 39 Parroquias fueron atendidas con Párroco y con Vicario para que no hubiera Sacerdotes solos. El Seminario alcanzó una población más de 200 Seminaristas en la Diócesis, distribuidos en varios Seminarios: el Seminario Beato Juan Diego que está en Tapalapa, para indígenas, y el Año Introductorio que está en Cintalapa; en la Finca la Razón creó un Año Introductorio compartido con la Diócesis de Tapachula. Se logró el reconocimiento de los estudios de Preparatoria, con el nombre de “Fray Matías de Córdova”. Y los estudios de Filosofía a nivel de Licenciatura con el nombre de “Tomás de Aquino”.

LA PASTORAL INDIGENA. Durante siete años y medio fue Presidente de la Comisión de Pastoral Indígena de la Conferencia del Episcopado Mexicano y le tocó inaugurarla; estuvo durante cuatro años como Coordinador del Secretariado de Pastoral Indígena del CELAM, CEPAI, CELAM. Le tocó estar con los indígenas en Santo Domingo con el Santo Padre, y el Papa le dijo que hacían falta más Sacerdotes indígenas y también Obispos indígenas, en consonancia con ese valioso documento que nos dice: “qué hermoso el día cuando sus comunidades se vean servidas por misioneros y misioneras, Sacerdotes y Religiosas que hayan salido de sus propias comunidades”.

OTRAS PRIORIDADES PASTORALES DE SU MINISTERIO EPISCOPAL: La familia. Promover la Pastoral. Participación en la radio y en los periódicos. Promoción de nuevos Templos. Pastoral Indígena. La remodelación de los atrios de la Catedral, inaugurada por el Nuncio Apostólico en México Justo Mullor García, el 18 de diciembre de 1997. Construcción de la Casa Episcopal, de la Curia Diocesana, la promoción de la Pastoral Vocacional, Plan Diocesano de Pastoral. La construcción de la Casa Episcopal y Casa Sacerdotal; construcción de la Casa del Buen Samaritano, desde donde se organiza la salud para los enfermos en la Diócesis. Y donde se atiende a enfermos convalecientes y en los Dispensarios Médicos. Dio también auge a la fiesta de San Marcos, el Santo Patrón, para que todo mundo sienta que San Marcos unifica la Ciudad y que unifica a la Diócesis. El carillón de la torre de San Marcos, con el funcionamiento de 48 campanas musicales de la torre, nueve por cada lado y doce en la base del Campanario.

XXV ANIVERSARIO DE ORDENACION EPISCOPAL. El día 17 de abril de 1999, 60 Obispos, entre ellos Monseñor Ramassni de San Marcos, Guatemala, y los tres Cardenales, de México, de Guadalajara y de Monterrey; estuvieron para Celebrar en el Poliforum una primera Misa por su jubileo de plata episcopal, presidida por el Nuncio Apostólico en México Monseñor Justo Mullor García. Había más de 5,000 personas; un magnífico Coro con más de 100 cantores y la Filarmónica de Chiapas dirigida por el Maestro Alfredo Ibarra, Director de la Orquesta Sinfónica de Michoacán, fortalecidos también con los músicos de Michoacán, que interpretaron la Misa “En la Coronación”, de Amadeus Mozart.
La homilía, pronunciada por el Arzobispo Emérito de Hermosillo Monseñor Carlos Quintero Arce, que fuera su Prefecto en los años de humanidades y su Maestro de Latín, de Filosofía y de otras materias durante su formación seminarística. Terminada la Misa se llevó a cabo la bendición del Seminario Menor ya terminado, de lo que ya estaba por concluirse de la Curia Diocesana y el Seminario Mayor, y el banquete fue allí mismo.
El festejo se prolongó: el domingo 18 de abril, con la fiesta de los niños, frente a la Catedral de San Marcos. Y la fiesta de los jóvenes en San Roque, con una exposición vocacional y un encuentro también con Monseñor Genaro Alamilla Arteaga. El 20 de Abril, un encuentro con los Sacerdotes de la Diócesis, y el concierto de gala en el Poliforum de la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez, donde Monseñor Aguirre dirigió la Orquesta Sinfónica, presentando la Obertura de “Las Bodas de Fígaro” de Amadeus Mozart. El día 21 de abril, con un encuentro de laicos y una peregrinación que culminó en San Marcos con la Santa Misa. El día 22 de abril, encuentro y peregrinación con los indígenas. El día 23 de abril, visita a los presos y Misa en la cárcel de Cerro Hueco; y visitas a enfermos y Misa solemne y una comida con los enfermos en el Centro de Convenciones del Poliforum Mesoamericano. El día 24 de abril, encuentro con las Religiosas en un lugar cerca de Agua Fría, en la Ribera del Carmen, y peregrinación a San Marcos.
El día 25 de abril, fecha precisa de su jubileo de plata episcopal: Por la mañana, Misa de Profesión Religiosa de las Discípulas de Jesús Buen Pastor, en el Convento al pie del Mactumatzá, en el Convento del Buen Pastor; y Fiesta Zoque, en la Catedral de San Marcos. La Misa de doce, con el Presidente Municipal. En la comida, estuvo el candidato a Presidente de la República Porfirio Muñoz Ledo del PRD. La Misa de las Bodas de Plata, por la tarde, fue con Ordenación de once Sacerdotes y diez Diáconos, en la cancha de Fútbol del Seminario. Más de 10,000 fieles participando. Después la fiesta en el Parque Central, y una exposición de pinturas en el anexo de la Catedral sobre el Evangelio de San Marcos.

Y en estas andaba, apenas digiriendo las mieles de su jubileo de plata episcopal, cuando el Papa Juan Pablo II, el 30 de Junio de 2000, le marca UN NUEVO RUMBO PARA UN MISMO DESTINO: Arzobispo de Acapulco.