José Pilar Quezada Valdès -sentado a la izquierda- y Agustín Caloca Cortés -Sentado a la derecha- alumnos en el Seminario de Guadalajaraa
... "en la Iglesia conviven asnos, mulos y machos cabríos, algunos tan salvajes que se sienten deseos de matarlos, pero no es posible porque 'el Amo quiere recibirlos todos en buen estado'."
El Cura de Torcy a su colega de Ambricourt, en: "Diario de un Cura Rural", de Bernanos.

viernes, 6 de noviembre de 2009

50 AÑOS DEL SEMINARIO DEL BUEN PASTOR DE ACAPULCO. PRIMERA PARTE.

50 ANIVERSARIO DEL SEMINARIO DEL BUEN PASTOR DE ACAPULCO. PRIMERA PARTE.
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas

En los próximos días, la institució prioritaria para la Diócesis, el SEMINARIO DEL BUEN PASTOR DE ACAPULCO, celebra 50 años de fundación, durante la semana del 15 al 22 de Noviembre.
Cuando en 1958 se crea la Diócesis de Acapulco, con la Bula “Quo aptiori” dada por el Sumo Pontífice Pío XII, el primer obispo, ahora Siervo de Dios, José del Pilar Quezada, juntamente con el Equipo de sacerdotes que le asesoraban, se dio a la tarea de la búsqueda del terreno donde se asentara el Seminario; conformó el cuerpo de profesores. Para ello el obispo publicó una circular pidiendo a los párrocos enviaran alumnos que tuvieran indicios de vocación a la vida sacerdotal; en los retiros mensuales motivaba de igual manera a los sacerdotes.
El primer asiento del Seminario fue en Almirante Horacio Nelson N. 2, a la vera de la Costera Miguel Alemán, en casa prestada. Se dieron pasos, con tanta rapidez, que ya para el primero de septiembre de 1959 se daba inicio al Seminario con una Misa al Espíritu Santo en la entonces Vicaría Fija del Sagrado Corazón de Jesús, en el Fraccionamiento Costa Azul, aunque la inauguración oficial se haría un mes después. Entre tanto se fueron agregando nuevos seminaristas.
En esos primeros días, el servicio de la cocina estuvo atendido por un sencillo matrimonio: D. Miguel y Dña. Susana. El nombre del Seminario se lo impuso el Sr. Obispo Quezada; el escudo y divisa: el Obispo quezada y el primer Rector, Rafael Bello: Spes messis in semine est (La esperanza de la mies, está en la semilla).

II. LA ERECCIÓN DEL SEMINARIO.
En la bula de Erección el Papa Pio XII, anunciaba ya la necesidad de la fundación del seminario. Dando cumplimiento a la bula y a la necesidad de nuestra Diócesis de tener un semillero donde se forjaran las vocaciones, el 9 de Agosto de 1959, el Señor Obispo Quezada anuncia la erección del Seminario de Acapulco y se inaugura el 1 de Septiembre de ese mismo año, y por deseo del Señor Obispo lleva por nombre "El buen Pastor". Fueron declarados como patrones de este Seminario la Virgen María de Guadalupe y San José. Para fomentar las vocaciones, cada parroquia tenía que presentar por lo menos un buen candidato al año.
III. FUNDACIÓN E INAUGURACIÓN.

Inició su existencia el Seminario menor, el 1 de Septiembre de 1959 desarrollándose de la siguiente manera; siendo las 19 hrs. con cuarenta y cinco minutos, el Excmo. Sr. Obispo José del Pilar Quezada Valdés celebró la misa del Espíritu Santo en la Vicaria fija del Sagrado Corazón de Jesús de Costa Azul; ocupando las primeras bancas los 28 seminaristas matriculados. Un gran número de Fieles participó ese día, así como un gran número de Sacerdotes: entre ellos estaba el Padre Juvenal Porcayo, el Padre Jesús Jiménez, el Padre Francisco Padilla, el Padre Jesús Cortés, el Padre Gustavo Correón, el Padre José Lluvias y el Padre Rafael Bello. Después del Evangelio, el Señor Quezada dirigió las siguientes palabras al nuevo Seminario: “En estos momentos se pone la primera piedra del Seminario de Acapulco; se echa en un surco la pequeña semilla en que, tal vez, la fe, la potencia y vitalidad de un gran árbol... y Exhortó: Trabajen sobre todo en su formación espiritual, pero sin descuidar la intelectual. Desde este momento esfuércense por hacer muchas obras buenas; que no sean como la higuera estéril del Evangelio que maldijo nuestro Señor por no haber encontrado en ella los frutos que se buscan. Tengan como modelo de Sacerdote al Santo Cura de Ars; el cual se distinguió más por su santidad, que por su saber."
Terminada la celebración se dirigieron al lugar donde se ubicaría el seminario: Calle Almirante Horacio Nelson No. 2 ", fraccionamiento Costa Azul. Después de terminar la Celebración, el Obispo se dirigió a bendecir la casa donde estaría el Seminario.
El primer Rector del Seminario fue el Presbítero Doctor Rafael Bello Ruiz, quien más adelante sería Obispo Auxiliar, Obispo Residencial y Arzobispo.
Hasta el día 16 de Septiembre se habían inscrito 59 seminaristas; 14 de Acapulco, 16 de la Costa Chica, 23 de la Costa Grande y 6 extradiocesanos. Su edad oscilaba entre los 10 y 18 años; sólo 16 habían terminado la primaria. El Seminario, en sus inicios, estuvo ligado al Colegio la Salle, considerado ante la SEP como sección internado del Colegio, al cual sólo se entregaba la lista de los seminaristas para la obtención de los certificados de primaria y secundaria.
El personal docente que formaban al seminario: Padre Antonio Jiménez, Padre Rafael Bello, los seminaristas Sergio de León, Daniel Najera y Jesús Vaca; los profesores Ingeniero Rafael Chávez y Don Miguel de la Mora, y la Madre Teresa Olivares. Entre los formadores, el Obispo nombra al Padre Antonio Jiménez como director Espiritual, y como Profesores a los Padres Jesús Jiménez, Ángel Martínez, y el Padre Juvenal Porcayo, encargado de la Economía del Seminario.
Monseñor Quezada obtuvo de la Madre María de San José Vera Mancilla la fundación de una comunidad de religiosas Franciscanas de San José para que atendieran la cocina del Seminario, conforme al consejo de Pió X que decía: "Una buena cocina ayuda a una buena disciplina."
Pasados tres años, el Delegado Apostólico Monseñor Luigi Raymondi, visitó nuevamente estas tierras (1960), encontrándose ya una Diócesis con su seminario. Recorrió la Zona Costera y vio un lugar propicio para sembrar vocaciones pero vio conveniente que el Seminario se ubicara en este lugar, cerca de esta población porteña. Para 1960 ya eran 78 seminaristas, 5 teólogos, 4 filósofos, y el resto latinos; además estaban distribuidos en varios seminarios: 1 en Roma, 5 en Moctezuma, 4 en el Seminario de la Arquidiócesis de Guadalajara y 5 en el Seminario Interdiocesano de la misma ciudad y 63 en Acapulco.
Significativa para la historia vocacional de la Diócesis, fue la primera Ordenación Presbiteral: Recibió el Sagrado Orden del Presbiterado, Blandino Bárcenas Agatón, de manos del Siervo de Dios Monseñor José del Pilar Quezada, en la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad, el día 10 de Junio de 1960, posteriormente hizo su Canta Misa en San Marcos Evangelista, lugar donde es originario, el día 14 de junio del mismo año, Día de San Buenaventura. Su primer destino fue en el Seminario del Buen Pastor como Profesor de Latín, Historia de México, Historia de la Literatura.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hm... good text!