José Pilar Quezada Valdès -sentado a la izquierda- y Agustín Caloca Cortés -Sentado a la derecha- alumnos en el Seminario de Guadalajaraa
... "en la Iglesia conviven asnos, mulos y machos cabríos, algunos tan salvajes que se sienten deseos de matarlos, pero no es posible porque 'el Amo quiere recibirlos todos en buen estado'."
El Cura de Torcy a su colega de Ambricourt, en: "Diario de un Cura Rural", de Bernanos.

jueves, 3 de septiembre de 2009

50 AÑOS DE TRIGO Y CIZAÑA: LA PARROQUIA DE LA DIVINA PROVIDENCIA EN EL BARRIO DE DOMINGUILLO, ACAPULCO, GRO.


50 AÑOS DE LA DIOCESIS DE ACAPULCO,
MARCADA POR LA DIVINA PROVIDENCIA.


Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas.

Ya Nuestro Señor Jesucristo, al explicar a sus apóstoles el misterio de la Iglesia, les dijo: “El reino de los cielos es como un hombre que sembró semilla buena en su campo. Pero mientras la gente dormía, vino su enemigo y sembró cizaña en medio del trigo, y se fue. Cuando el tallo brotó y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña.”…(Evangelio de Mateo 13, 24-26).
Recién llegado a la creación de la Diócesis de Acapulco, el nuevo Obispo, el Siervo de Dios Monseñor José Pilar Quezada Valdés, queriendo consolidar la evangelización de la ciudad y puerto de Acapulco, en el preciso momento en que ésta se encontraba en pleno auge debido al desarrollo del turismo, el 10 de Agosto de 1959 erige canónicamente cuatro Parroquias, en los desarrollos populares más emblemáticos: San Cristóbal, en la Colonia Progreso; Nuestro Señor del Perdón, en la Colonia Garita de Juárez; y el Sagrado Corazón de Jesús, en el Fraccionamiento Costa Azul -historia que sucintamente hemos desarrollado en anteriores artículos-. Entre éstas, en cumplimiento de la sentencia evangélica, aparece también: la Parroquia de la Divina Providencia, en el Barrio de Dominguillo.
Ya desde el 1 de Abril de 1959, se encontraba en Dominguillo el Presbítero Moisés Carmona Rivera, nombrado Párroco Amovible -exonerado del Carmen, en el Barrio de El Hueso- por Monseñor Quezada. Cargando tras sus espaldas una historia personal difícil, marcada por el dolor y la incertidumbre, frutos de una personalidad difícil y compleja.
Según censo realizado el 6 de Mayo de 1961 la Parroquia contaba con 8, 203 habitantes, en pleno centro de la ciudad. Sin embargo la Parroquia no parecía congrua, pues en varios escritos el Padre Carmona se queja de su situación económica en la misma.
El Padre Carmona fue Ecónomo del Seminario hasta el 2 de Abril de 1959 –cuando entrega el cargo al Vicario General Padre Jorge Parra Martínez-, y al mismo tiempo Miembro de la Tesorería Diocesana –a la que renuncia el 30 de Abril de 1959-. Todavía el 19 de Octubre de 1961, el Padre Carmona escribe al Obispo de Acapulco un Informe de Ingresos y Egresos de la Parroquia para justificar porqué no paga a la Mitra.
Para el mes de Diciembre de 1961, en un volante invita al Primer Jubileo Circular de las 40 Horas en la Parroquia de la Divina Providencia, a realizarse del 31 de Diciembre a las 9 horas a las doce de la noche del día primero del Año Nuevo.
El 24 de Noviembre de 1962, es nombrado Vicario sustituto de la Parroquia el Presbítero Julio Hernández Portillo. Sin efecto por desencuentro con el Párroco.
Desconocemos la fecha con la que inicia la construcción del actual Templo Parroquial sede vacante, pero la primera piedra de la nueva parroquia fue bendecida por el Canónigo H. Gabriel Ocampo.
El 17 de Octubre de 1965 el Siervo de Dios Monseñor José Pilar Quezada Valdés, Primer Obispo de Acapulco, bendijo la Cripta y declaró la Sede como Templo Expiatorio de Acapulco.
El 25 de Enero de 1967, se constituye el Consejo Presbiteral de la Diócesis de Acapulco, en cumplimiento a lo prescrito por el Decreto Presbyterorum Ordinis N. 7, quedando integrado por los presbíteros: Rafael Bello Ruiz, Rector del Seminario del Buen Pastor de Acapulco; Ángel Martínez Galeana; Gregorio M. Bello, Párroco de Petatlán; Moisés Carmona y Jesús Jiménez Abarca. José Pilar Quezada Valdés, Obispo de Acapulco. Juvenal Porcayo Uribe Pbro. Secretario. Este dato resulta de crucial importancia, pues habla de que el Padre Carmona, aún con titubeos, acepta en primer momento las conclusiones del Vaticano II, que después atacará visceralmente.
El predio y el Templo que ocupa actualmente la Parroquia sede vacante, es y siempre ha sido de la Diócesis de Acapulco, como consta ante Notario Público por Contrato de Compraventa legalizado, y porque las cooperaciones con las que fue construido, se hicieron cuando éste estaba en comunión legítima con la Iglesia Católica. Incluso, desde el 19 de Julio de 1967, el Obispo Quezada Valdés, encomia a que las limosnas que se recogen en una alcancía en el Mercado Municipal en el altar de la Virgen de Guadalupe sean destinadas a las obras de construcción de la Parroquia de la Divina Providencia, y controladas por el Comité Parroquial de la UFCM. Quieda pendiente la recuperación del inmueble por parte de la Arquidiócesis de Acapulco A. R. pues fue registrado por la misma en tiempo y forma ante Gobernación con motivo de su Registro Constitutivo, y la actual Reglamentación de la Ley de Asociaciones y Culto Público reconoce este derecho en su favor.
El 30 de Diciembre de 1971, el Obispo Quezada autoriza la fundación de una Pía unión del Niño de la Salud en la Parroquia.
Esto, a pesar de los problemas que van en aumento, pues el Padre Carmona comienza a radicalizar sus posturas, en Diciembre de 1974, celebrando la Misa en Latín, sin permiso, a pesar de que: “Fue uno de los primeros en aceptar la nueva liturgia correctamente, y de repente dio un cambio, sin que se pueda por ningún medio hacerlo entrar en razón” (Cfr. Carta personal).
El 25 de Marzo de 1974, tuvo lugar la Ordenación Episcopal del nuevo Auxiliar para la Diócesis de Acapulco, Monseñor Rafael Bello Ruiz, quien distinguió a Carmona invitándolo como Padrino de su Ordenación. Carmona asistió a la ceremonia, pero no quiso concelebrar, estuvo presente revestido de sotana y roquete, se veía incómodo y como a fuerza, con mirada torva y pensativo. No agradeció el gesto de atención.

1976 LOS INICIOS DEL CISMA CARMONIANO.

Para el 28 de Noviembre de 1976 la Circular 354 del Obispado de Acapulco, denuncia la realización en Acapulco de una asamblea de la llamada “Unión Católica Mexicana Tridentina”.
La reunión en cuestión ese programa para el 8 de Diciembre, los diarios de circulación local dan amplia cobertura a la tensión que en días anteriores se piensa desembocarán en violencia, y es ya calificado de cisma. El encuentro se plantea como auspiciado por el Arzobispo francés Marcel Lefebvre, y se hace acreedor de excomunión.
El 3 de Diciembre de 1976, el entonces Obispo de Acapulco Monseñor Rafael Bello Ruiz hace una admonición al Presbítero Moisés Carmona Rivera: “no intente dividir a lo fieles confundiéndolos con predicaciones contrarias al Papa y al Concilio; a reflexionar sobre la gravedad de su comportamiento; a volver a la unidad de la Iglesia; desista convocar a la celebración de una Misa presidida por el delegado de Monseñor Marcel Lefebvre el 8 de Diciembre; esperando un cambio de actitud. Anuncia que declarará vacante la parroquia si realiza la Misa mencionada a tenor del canon 2157”. Moisés Carmona responde a Monseñor Bello el 3 de Diciembre de 1976, radicalizando su postura. Y comienzan los ataques públicos a Monseñor Bello en diarios de circulación nacional, por seguidores de Lefebvre y Carmona (Cfr. Diario Avante 6.Dic.76). Al mismo tiempo circulan panfletos en el puerto (8.Dic.76) firmados por Carmona.
La Misa y el encuentro se llevó a cabo, la crónica del evento presentada el 9 de Diciembre por Edith Hernández en el Diario El Trópico, dice: “Bonduc ofició la Misa Antigua ante unos 300 creyentes; la Iglesia Romana está en crisis”. Sin duda, más fueron los curiosos y los periodistas. Desplegado del diario Prensa Libre que titula, “El Progresismo del Vaticano II Divide y Siembra Odio”. El 10 de Diciembre Rodolfo Salmón Macías en el Diario Novedades de Acapulco, titula: “La Misa Tridentina. Tres ministros y en latín. Ni eran todos los que estaban, ni estaban todos los que eran. Ataques al Papa dentro y fuera del Templo. El Padre Héctor Bolduc, representante de Lefebvre”.
El evento marcó una total ruptura del carmonismo con la Diócesis de Acapulco, al grado de que a partir de entonces se trató de imponer en la Parroquia de la Divina Providencia una Cédula de Pertenencia.

LA ETAPA LEFEBVRISTA (1977-1980).

La reunión anunció la inminente visita de Monseñor Lefebvre a México, y su deseo de apoyar en Acapulco a Carmona. El 27 de Diciembre de 1976, Monseñor Bello y el Padre Herman Morin OMI, escriben en francés a Monseñor Lefebvre, llamándolo a la conversión.
El 11 de Enero de 1977, Monseñor Bello, llama al diálogo y a la cordura a Carmona, con un listado de cosas buenas y malas que descubre en las afirmaciones de los discípulos de Mons. Lefebvre.
La tensión aumenta a partir del 7 de Marzo, pues la prensa nacional da gran cobertura a la polémica visita de Lefebvre a México, artículos van y vienen caldeando el ambiente: Elsa R. de Estrada en la Revista Contenido, pp. 64-78, titula: “Católicos contra el Papa y los obispos. El Lefebvrismo-El movimiento tradicionalista que pretende crear un cisma en la Iglesia Católica-Ha hecho ya en México más adeptos de lo que desearía creer la Jerarquía Eclesiástica”. Una fotografía donde aparecen Moisés Carmona, Esmeragdo Guerrero de Atlatlahuacán, recibiendo al Padre Bolduc.
El 30 de Abril de 1977, Monseñor Bello escribe a Carmona, le pide que abandone su actitud, declara vacante la parroquia, y explica las razones.
Y ante la cerrazón al diálogo, el 5 de Mayo de 1977 Monseñor Bello declaró oficialmente a toda la Diócesis de Acapulco, en Carta Circular, que el Presbítero Moisés Carmona Rivera había incurrido en excomunión latae sententiae y la censura canónica de suspensión a Divinis, privándole de la Parroquia de la Divina Providencia y declarándola vacante ipso facto.
La noticia salta a las primeras planas nacionales: “El Padre Moisés Carmona de Acapulco ha incurrido en excomunión” (Cfr.2.Jun.77. Boletín Semanal de la Oficina Mexicana de Información (OMI), Documentación e información Católica (DIC) N. 22. con la noticia en la página 322).
El 17 de Junio de 1977, Los sacerdotes de la Diócesis de Acapulco oran por que se arrepienta Moisés Carmona.
El 25 de Junio de 1977, Carta abierta a Paulo VII en el Diario El Excélsior, de la Comunidad Tradicionalista de Acapulco, signada por Mercedes Acevedo, Félix Marín y Videlina Sánchez Baños.
Monseñor Bello escribe el 28 de Junio, ahora a Fray Héctor L. Bolduc P. O. de Dickenson Texas, USA. exigiendo que Mons. Lefebvre, desista de su plan de viaje a México y sobre todo al Puerto de Acapulco.
El 4 de Julio de 1977, Rafael Bello Ruiz, Obispo de Acapulco Decreta del traslado del Templo Expiatorio de la Parroquia de la Divina Providencia del Barrio de Dominguillo, a la Parroquia de San Cristóbal, en la Colonia Progreso.
El 7 de Julio de 1977 se realiza la ceremonia del traslado del Templo Expiatorio; acudió un gran concurso de fieles, tomando activa participación los diversos movimientos laicales de la Diócesis, que fueron recibidos en el nuevo Templo Expiatorio por el Obispo de Acapulco y su presbiterio, quienes celebraron una Solmene Eucaristía. Un servidor estuvo presente en el evento.
Carmona nunca quiso dialogar, su palestra prefirió llevarla más bien a la prensa local, nacional e internacional: el 8 de Julio de 1977, en el Diario Trópico, p. 2, de ante el periodista Rosendo de la O Rendón, se defiende del Papa Paulo VI.
La Unión Católica Trento hace otro tanto el 22 de Julio de 1977, Desplegado en una plana de periódico en el Diario Novedades de Acapulco, p. 3, pretenden explicar: “Quien es y que pretende el ilustrísimo Señor Obispo Monseñor Marcel Lefebvre”.
El 11 de Julio de 1977, Comunicado del Comitium Santa Madre de Dios, en el que se desconoce al grupo de la Legión de María de la iglesia de la Divina Providencia del Barrio de Dominguillo. Firman: Pbro. Serafín Arzate Silva, Director Espiritual; Tomás Valle Neri, Presidente; José Vedel Adame, Vice-Presidente; Cecilio Silva, Secretario; Elvira Gaytán de Vinalay, Tesorero.
El 14 de Julio de 1977, Carmona, bendice el Templo de la Divina Providencia, que pretendió realizara Monseñor Marcel Lefebvre, a quien se negó su ingreso al país.
La visita de Monseñor Lefebvre a México en 1977, se frustra, el Instituto Nacional de Inmigración le impide su internación al país por motivos de seguridad, ante el ambiente hostil a su persona. Para el 30 de Agosto, en la Publicación Mensual Trento N. 84 un Mensaje del Excelentísimo Señor Lefebvre al Pueblo de México, explicando por qué le negaron la visa de entrada a México.
Los escritores se dan vuelo escribiendo: en Noviembre, la Revista Contenido N. 174, en la portada una fotografía a colores de Mons. Lefebvre, titula: “Lefebvre: El antipapa que sacude a la Iglesia”. Interiores, pp. 67-84, entrevista con Monseñor Rafael Vázquez Corona: “¿Cisma en la Iglesia Católica?”; pp.108-160, libro condensado por Juan Santa Lucca: “Lefebvre, el antipapa”.
Para el 28 de Noviembre de 1978, Monseñor Bello expide la Circular 354: Denuncia formal sobre la realización de una Asamblea de la llamada Unión Católica Mexicana Tridentina, en Acapulco, Gro. con la finalidad de desconocer al Papa y al Concilio Vaticano II.
Entre los meses de Junio y Agosto de 1979, continuaron los diálogos epistolares entre el Obispo de Acapulco Rafael Bello Ruiz y el Padre Carmona, sin grandes resultados.
A mediados de 1980, Moisés Carmona y sus aliados incursionan en el Santuario de Igualapa, comunidad difícil siempre, un grupo caciquil queriendo aprovechar la división eclesiástica, abre las puertas de Igualapa al carmonianismo. El 8 de Julio de 1980, la situación obliga al Obispo de Acapulco Rafael Bello Ruiz a emitir la Circular 404, con la finalidad de alertar a los fieles sobre el Caso Igualapa. El caso sube de tono, cuando se da un “secuestro” no aclarado del carmoniano Roberto Martínez en manos de un supuesto grupo policial, situación que recogen nuevamente los medios tanto nacionales como locales.
Para el 1 de Septiembre de 1980, el Periódico Trento N. 119, transmite la noticia del “secuestro y tortura” de Roberto Martínez y, en una nota aclaran: NO SOMOS LEFEBVRISTAS.

EL GIRO SEDEVACANTISTA (1981-1999).

Este nuevo movimiento cismático, una vez separado del lefebvrismo, es calificado por sus adversarios como “carmonianos”, o “carmonistas”, pues el cisma era encabezado claramente en toda la región por Moisés Carmona como su líder natural, siempre fue interpretado en clave de tradicionalismo, aunque ellos mismos pronto se deslindaron de Lefebvre, a pesar de sentirse identificados por sus posturas (Cfr. “NO SOMOS LEFEBVRISTAS”, 1 de Septiembre de 1980 en: Periódico Trento N. 119; también: “Marcel Lefebvre, el Padre Bárbara y todos los que atacan al obispo Thuc son contrarios...”, 19 de Noviembre de 1982 en: Boletín Ariete). Y será hasta el 25 de Febrero de 1982, cuando ellos mismos se dan un nombre técnico, cuando tiene lugar la famosa Declaración Sedevacantista, firmada por Monseñor Pedro Martín Ngo-Dinh-Thuc.
El término Sedevacantismo les viene de la infausta creencia de que la Sede de Pedro se encuentra vacante, a partir de la muerte del Papa Pio XII, por la ilegítima elección de Juan XXIII –que ellos acusan de masón-, y con el consiguiente desconocimiento de los papas posteriores: Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Esta postura irracional, se convierte en un punto de ruptura con los lefebvristas, quienes nunca llegaron a tal osadía.
Sin duda Moisés Carmona quería ser Obispo, y luchará por alcanzar sus objetivos.
Para 1981 surge en el horizonte secesionista, un oscuro Arzobispo Vietnamita: Monseñor Pedro Martín Ngo Dinh Tuc. Quien, exiliado por el gobierno comunista de su país, comenzó a vagar sin rumbo fijo por el mundo, siendo aprovechado por todo tipo de vivales: entre ellos, el célebre movimiento de Palmar de Troya, en España, donde Ordenó Obispo inválidamente al sacerdote Clemente Rodríguez Gómez, quien llegó a proclamarse Papa con el nombre de Gregorio XVII, y habiendo logrado su objetivo abandonó a Monseñor Ngo Dinh Tuc, quien terminó en situación mental de confusión.
El 17 de Octubre de 1981, Monseñor Ngo-Dinh-Thuc consagró inválidamente –por su situación de confusión mental- obispos a Moisés Carmona Rivera y Adolfo Zamora, en Toulum. “En una verdadera catacumba, sin más testigos que dos ilustres doctores”, “en Europa” declarará el Padre Carmona en una carta reproducida por el Boletín Trento N. 137, Año VIII. P. 2 y 4.
El problema cambiaba de giro, pues, el grupo liderado por Carmona, asume una postura diversa del lefebvrismo –que en esos años matizo su postura buscando un acercamiento y reconciliación con Roma-.
La sombra sobre la invalidez de la Ordenación Episcopal de Carmona lo perseguirá toda la vida: el Marzo de 1982, el Boletín Trento N. 135, Año VIII. Presenta en su portada, una foto con la supuesta Consagración Episcopal de Moisés Carmona y Adolfo Zamora en Toulum, al centro Mons. Ngo-Dinh-Thuc; en todos los escritos que reproduce de Mons. Ngo-Dinh- Tuc, aparece la leyenda: “en plena posesión de mis facultades”, “en completa lucidez”.
Carmona inicia entonces una espiral irresponsable, de la que no tendrá vuelta. El 1 de Abril de 1982, Carmona consagró inválidamente Obispo a George J. Musey, de Houston, Texas, USA. en el Templo de Dominguillo.
Para entonces, las conclusiones sobre el efectivo grado de responsabilidad psicológica de Monseñor Pedro Martin Ngo Dihn TUC alcanzan la certeza moral, y se dan a conocer el 8 de Junio de 1982, en la Circular 401 de la Diócesis de Acapulco.
El 18 de Junio de 1982, Carmona confiere iguales ordenaciones episcopales inválidas al Presbítero del clero de Chilapa Benigno Bravo; y al Presbítero Roberto Martínez, del clero de Zamora, ambos se posesionan del Templo de Igualapa.
El 24 de Agosto de 1982, Carmona confiere la ordenación episcopal inválida a un religioso franciscano Louis Vezelis, en un templo de Búfalo, Nueva York, USA. El Boletín sedevacantista Ariete e Septiembre-Octubre de ese año, policopiado en Zacatecas declaraba: “Hay ahora dos Obispos católicos en USA, 4 en México, 1 en Francia, 1 en Alemania”.
Nuevamente hacen de la prensa su palestra, el 3 de Mayo de 1983, en un desplegado en cuarto de plana, página 10, en el Diario Excélsior –de circulación nacional, Declaración: “Juan Pablo II no es un Papa católico”. Signada por: Petrus Martinus Ngo-Dinh-Thue, Moisés Carmona, Benigno Bravo, Adolfo Zamora, Roberto Martínez.
El 22 de Abril de 1983. Nota periodística en el diario Novedades de Acapulco, titulada: Para evitar escándalo Carmona no será expulsado: Blandino Bárcenas Agatón.
El 27 de Mayo de 1983, realizan una Reunión “cumbre” de obispos excomulgados, en Dominguillo: Pedro Martín Ngo-Ding Thuc; José de Jesús Roberto Martínez Gutiérrez, de México; Adolfo Zamora Hernández, de Córdoba; Benigno Bravo Valadez de Tlacotepec; el lituano Louis Velelis, de Nueva York.
Pero inevitablemente, un cisma siempre es como un terremoto, la parte del edificio que cae por tierra, se desmorona en mil pedazos. El 19 de Abril de 1984, el Boletín Ariete, policopiado en Zacatecas, contiene un artículo titulado: “Mienten y calumnian los obispos Zamora y Martínez”. Explica la escisión dentro del grupo tradicionalista formado por Moisés Carmona y Benigno Bravo, de los que separaron con acusación de ver en ellos masonería, Adolfo Zamora y Roberto Martínez, ordenados por los anteriores. Así como ellos, primeramente se separaron de Lefebvre, ahora de ellos se separaban Zamora y Martínez.
Mientras tanto, se acerca el fin de la tragicomedia del Arzobispo Vietnamita en el exilio: El 11 de Julio de 1984, Retractación del Arzobispo Pedro Martín Ngo-Dinh-Thuc, desde Cartago, Missouri, USA. El mismo día, el Arzobispo escribe al Padre Carmona pidiéndole su retractación y su vuelta a la Iglesia Católica.
La división de los sedevacantistas se ve inminente: el 20 de Julio de 1984. Segunda Carta abierta al Obispo Moisés Carmona Rivera y a los católicos de México y del mundo suscrita por los obispos Adolfo Zamora y Roberto Martínez, desde San Pablo Atlazalpan, Chalco, Estado de México. Una plana entera de periódico, acusa a la Unión Católica Trento de ser una masonería.
El 24 de Septiembre tiene lugar un episodio nunca aclarado, cuando Carmona es detenido y golpeado en el camino de Guadalupe Victoria a Ometepec, le roban sus enseres litúrgicos.
El 13 de Diciembre de 1984 fallece Monseñor Pedro Martín Ngo-Dinh-Thuc, en Cartago, Missouri, USA., en situaciones que no han sido aclaradas (sus seguidores hablan de un secuestro realizado desde febrero), fue realizada una investigación en torno al caso por el FBI.
Su muerte marcó el final de una existencia de amarguras, sufrimientos y contradicciones. Murió en medio de una terrible fama en la que se dudaba de la pureza de sus intenciones y de sus actos realizados al final de su vida, por algunos errores que cometió, entre ellos avalar unas supuestas “apariciones” en Palmar de Troya, España y justificar la creación de un nuevo movimiento herético en ese lugar, errores reconocidos por el mismo. Situaciones que lo llevaron a una terrible soledad, angustia y grande perplejidad ante su propia situación dramática vivida.
El 5 de Febrero de 1985, el Cardenal Joseph Ratzinguer escribe una Carta al Presbítero Moisés Carmona, incluyendo la retractación de Monseñor Pierre Martín Ngo-Dhin-Thuc, pidiendo su retractación.
Carmona responde el 20 de Febrero de 1985 en artículo periodístico de Enrique Díaz clavel, en el Diario Excélsior: “Traiciona el Vaticano a la verdadera Iglesia: Carmona. Tras el Papa hay sacerdotes subversivos, dice el lefebvrista. Misa en Latín, mujeres con velo y sermón, sólo en el púlpito. Fue suspendido después de la reforma promulgada por Paulo VI”. Y el 5 de Abril en Carta abierta a Foro de Excélsior, página 12 A,: “El Obispo Moisés Carmona aclara. Negando la retractación de Mons. Thuc y la suya propia”.
En Febrero de 1987 Carmona visita el Seminario sedevacantista en Hermosillo, lo bendice, y ordena sacerdotes a Juan de Dios Machain. Entre los seminaristas se encontraban: Eduardo Mariscal, Enrique López Vázquez, José Isabel Robles, Martín Dávila Gándara, David Contreras y Daniel Pérez Gómez.
Para Febrero de 1988 los sedevacantistas se posesionan del Templo de Dos Caminos.
En Diciembre de 1988 llega a Acapulco como Diácono Martín Dávila Gándara, para colaborar con Carmona, hasta su Ordenación.
El 24 de Septiembre de 1991, tiene lugar la Ordenación Episcopal inválida de Mark Pivarunas, CMRI, en la Capilla del Seminario Madre de Dios en Omaha, Nebraska, realizada por Carmona.
Y así le llega la muerte a Moisés Carmona. El 1 de Noviembre de 1991, fallece el Presbítero Moisés Carmona Rivera sobre la autopista México-Querétaro, a la altura de San Juan del Río, frente al Hotel La Estancia, a las 8 horas. Al dormirse el chofer del automóvil, que chocó contra el muro divisorio, el Presbítero Carmona salió y fue arrollado por un trailer. El parte médico indica: Traumatismo cráneo encefálico con expulsión de masa encefálica inmediata; medio rostro aplastado, lo mismo el abdomen; piernas trituradas; mano derecha cercenada. Iba acompañado de Pablo Arzuega Pbro., David Contreras Pbro., y otro más. Trasladado a Acapulco fue preparado en la Funeraria Manzanares. Exequiales en el Templo de la Divina Providencia. Sepultura en el Panteón de Las Cruces.
El P. Carmona hacía dos días que había llegado de un recorrido por Europa, regresaba en el momento del accidente de Zamora, de reconciliarse con el P. Martínez, de quien se había distanciado. Tenía religiosas argentinas en la colonia 5 de Mayo. Sacerdotes: José Isabel Robles (a) “Mauro”, de la colonia Bocamar, encargado de Dominguillo mientras nombran a alguien más; Roberto Mardonies, 35 años; Gerardo Adame, encargado del Seminario, 27 años; Angel de Dos Arroyos; Roberto, parece ser el líder.
Sus restos llegaron al puerto el 2 de Noviembre. Artículo periodístico de José Antonio Rivera, y la inhumación el día lunes 4 a las 15 horas.

EL POST CARMONISMO.

La trágica muerte de Carmona, tomó por sorpresa al movimiento sedevacantista, pues se repondrán del golpe hasta 1999.
En 1992 algunos miembros del grupo entraron en dialogos con el Arzobispo de Acapulco Monseñor Rafael Bello Ruiz, sin llegar a ningún compromiso.
El 8 de Diciembre de 1994, tiene lugar la Ordenación Presbiteral inválida del diácono Artemio Santos Martínez en Dominguillo, realizada por el Obispo Daniel Lytle Dolan.
En 1996 llega nuevamente a Acapulco Martín Dávila Gándara, trasladado como Párroco, se encarga de exhumar y trasladar los restos de Carmona al Templo de Dominguillo.
El 14 de Octubre de 1998 se reunió la Sociedad Sacerdotal Trento, presidida por Mark Anthony Pivarunas, para realizar la elección del sucesor de Carmona, siendo elegido por votación Martín Dávila Gándara.
Finalmente, el Martes 11 de Mayo de 1999, tuvo lugar la Ordenación Episcopal inválida de Martín Dávila Gándara, realizada por el estadounidense Mark Anthony Pivarunas; Co consagrante Daniel C. Lytle Dolan; en el Templo de la Divina Providencia, en el Barrio de Dominguillo; en medio de una ceremonia precedida de fuertes polémicas, y que concluyó con una conferencia de prensa en el Hotel Plaza Las Glorias, donde el mencionado obispo refrendó sus posturas sedevacantistas y de ataque y hostilidad a la Iglesia Católica.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Analicen al Concilio Vaticano II, escuchen sus oraciones y su música, vean sus costumbres, vean ahora el ausentismo en las iglesias, todo es responsabilidad de ustedes mis hermanos modernistas, los tradicionalistas defienden lo que muchos papas protegieron, para empezar lean el juramento de la ordenación papal, donde se dice: "yo prometo no cambiar nada de la tradición recibida ni nada de aquello que he encontrado ante mi, guardado por mis predecesores que agradaban a Dios, usurpar, alterar o permitir cualquier inovación en esto"

Anónimo dijo...

los tradicionalistas existen y estan enmedio de nosotros
viva monseñor carmona¡
VIVA el padre saenz¡
VIVA monseñor davila¡
viva monseñor dolan¡
VIVA monseñor pivarunas ¡
VIVA monseñor thuc¡
viva lo sociedad sacerdotal trento

Anónimo dijo...

VIVA LA SANTA MISA TRIDENTINA !!!!
VIVA MONS. JOSE CAMARGO MELO!!!
VIVA MONS. DAVILA DE LA GARZA!!!
VIVA EL TRADICIONALISMO DE LA IGLESIA CATOLICA NACIONAL MEXICANA!!!

Anónimo dijo...

POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREMOS. VIVA CRISTO REY! VIVA LA VIRGEN MARIA! VIVA EL TRADICIONALISMO!

Anónimo dijo...

En la Iglesia Católica Romana, desde los años 60's se introdujeron los peores enemigos de Cristo que son los masones; paulo VI pertenecio a las logias masonicas, el empezo con la destruccion de la Iglesia de Cristo, metiendo mano negra en las formulas de los Sacramentos y cambiando de su lugar el Santísismo Sacramento de su lugar...no se dejen engañar por la clerecia romana de que es la verdadera son los lobos con piel de oveja... que den a conocer el Tercer secreto de Fatima que no lo distorcionen...por eso sus enemigos desde adentro dan escandalo de abuso de niños, hambre de poder de riquezas de honores!!! esos no son los sacerdotes de Cristo son sus enemigos. 1846 septiembre 19, 6:00am. Genoble Francia dijo la Santisima Virgen de la Salette: "Roma perdera la fe y se convertira en la sede del anticristo"

Anónimo dijo...

VIVA EL TRADICIONALISMO EN MEXICO, EN LAS FOTOS QUE MUESTRAN, MUJERES CON ESCOTES, SE PIERDE EL RESPETO POR LOS LUGARES SANTOS, SOLO VEAN MODERNISTAS SUS IGLESIAS SON USADAS PARA BAILES, SAN PABLO ATLAZALPAN, LAS BANDAS QUE AMENIZAN LOS BAILES DENTRO DE LAS IGLESIAS, ES LAMENTABLE, VER VIDEOS EN INTERNET, ESO ES LA NUEVA IGLESIA....?

Anónimo dijo...

VIVA EL TRADICIONALISMO EN MEXICO, EN LAS FOTOS QUE MUESTRAN, MUJERES CON ESCOTES, SE PIERDE EL RESPETO POR LOS LUGARES SANTOS, SOLO VEAN MODERNISTAS SUS IGLESIAS SON USADAS PARA BAILES, SAN PABLO ATLAZALPAN, LAS BANDAS QUE AMENIZAN LOS BAILES DENTRO DE LAS IGLESIAS, ES LAMENTABLE, VER VIDEOS EN INTERNET, ESO ES LA NUEVA IGLESIA....?

Anónimo dijo...

VIVA EL TRADICIONALISMO EN MEXICO, EN LAS FOTOS QUE MUESTRAN, MUJERES CON ESCOTES, SE PIERDE EL RESPETO POR LOS LUGARES SANTOS, SOLO VEAN MODERNISTAS SUS IGLESIAS SON USADAS PARA BAILES, SAN PABLO ATLAZALPAN, LAS BANDAS QUE AMENIZAN LOS BAILES DENTRO DE LAS IGLESIAS, ES LAMENTABLE, VER VIDEOS EN INTERNET, ESO ES LA NUEVA IGLESIA....?

Anónimo dijo...

VEAN LAS CATEDRALES, VACIAS, ESTUVE EN GUADALAJARA, EN LA CATEDRAL, ACOMPAÑE A UN PADRE TRADICIONALISTA, GENTE PIDIENDO SER CONFESADA, LOS CONFESIONARIOS VACIOS, QUE PASA MODERNISTAS ESO ES LO QUE SIGUEN PIDIENDO, LA GENTE QUE SE CONFESO DIJO, AQUI NOS CONFIESAN EN GRUPO.... QUE ES ESTO.... ANALICEN MODERNISTAS. USTEDES NO PODRAN CALLAR LAS POCAS VOCES DE TRADICIONALISTAS, POR QUE CARECEN DE SENTIDO SUS COMENTARIOS Y ATAQUES, CASI 2000 AÑOS DE LA VERDADERA IGLESIA Y DESPUES QUE NO SIRVE NO SE CONTRADIGAN.

Anónimo dijo...

Ni siquiera los antipapas Juan Pablo II y Benedicto XVI se atrevieron a negar la VALIDEZ de las consagraciones episcopales realizadas por Monseñor Ngo Dihn Thuc, doctor en teología, derecho canónico y filosofía; decisión que tomó el obispo vietnamita ante la terrible emergencia de la pérdida de la Fe entre la mayoría de los obispos del orbe.
Y aunque les duela a los lefebrvianos, quienes afirman insidiosamente que son ellos los únicos obispos fieles a Cristo.
"No nos pueden excomulgar de una iglesia (la neo Iglesia Conciliar) a la cual nunca hemos pertenecido”: Monseñor Moisés Carmona y Rivera

Anónimo dijo...

"La feligresía católica de la Parroquia de la Divina Providencia de Acapulco, Gro., se hace presente por este medio, a reserva de hacerlo personalmente, para expresar su mas enérgica protesta por la agresión constante que usted y otros "obispos" vienen haciendo contra nuestro querido Párroco el Rvo. Padre Moisés Carmona y Rivera, a quien desde hace tiempo usted amenazó con excomulgarlo; después con declarar vacante la Parroquia y como ninguna de esas actitudes intimidó al Padre Carmona, usted, valiéndose de sacerdotes dóciles a su "autoridad" organizó un boicot contra nuestra Parroquia y el Padre Carmona, boicot que fracasó como todas las "audaces" medidas suyas con las que quiere someternos a la iglesia modernista y anticristiana del Concilio Vaticano II, que tan tristes páginas está escribiendo en México y en el mundo entero(...) Usted carece de autoridad para declarar vacante a la Parroquia de la Divina Providencia, para quitarnos al Padre Carmona y para imponernos un cura modernista (...)".
El 22 de julio de 1979, el "obispo" Rafael Bello Ruiz en una carta al Padre Carmona lo trataba de soberbio, contumaz, desobediente y agregaba: "El pueblo de Dios lo ha comprendido, por eso te considera como un ramo desgajado de su tronco vital; como un barco fantasma anclado en el año de 1500". (Cfr. Documento No. 4).
Obviamente es otro el pueblo de Dios al que se refiere el "obispo" Bello Ruiz, pues la Iglesia de Cristo le reprochó en la cara su actitud impía.
Monseñor mantuvo su Parroquia como debía de ser. Asimismo se dignó contestar a quien no era a su lado sino un enano jurídica y moralmente hablando al cual resultaba difícil de identificar porque Monseñor Carmona volaba demasiado alto sobre él. Transcribo parte de su contestación:
"Te ofuzca la mitra, Rafael. ¿Que autoridad tienes o tenías para excomulgarme de la verdadera Iglesia de Cristo, tú que de ella te apartaste al hundirte en el "Modernismo" cloaca recolectora de todas la herejías, como el Papa San Pío X lo califica?. Pero no estoy anclado en el año 1500, sino en el año 33, porque fue entonces cuando la VERDAD DIVINA -EL DEPOSITO SAGRADO- se confió a la Iglesia para su custodia, defensa y difusión; pero la VERDAD no es un girasol, la VERDAD no cambia nunca, VERDAD DIVINA es inmutable e inmutable tiene que llegar a todos lo hombres de todos los tiempos y lugares y anclado quiero estar en ella, aunque en mi derredor todo vaya cambiando y todo también se vaya derrumbando. Vosotros obispos, cardenales y sacerdotes modernistas son considerados como "cañas que a todo viento se mueven", como veletas movidas por el aire como barcos que navegan sin ninguna dirección. Es verdad que prometí solemnemente obedecer a mi Obispo y a sus legítimos sucesores; pero jamás he prometido obedecer a los demoledores de la Iglesia(...). Tú dices que es poco lo que nos separa y yo digo que nos separa un abismo. Dices que quieres ayudarme a salir de mi aislamiento y yo pregunto ¿cuál aislamiento?. ¿Crees tú que me encontraré mejor con herejes y colaborando con ellos en su obra destructora? ¡¡JAMAS!! ¡Todo lo prefiero, menos eso! Me atengo a lo que dice San Juan, el Apóstol del amor, en su epístola II: "Si alguno viene a vosotros y no trae esa doctrina, no lo recibáis en casa, ni lo saludéis": (Cfr. Documeto No.5).

Anónimo dijo...

Si "RELIGIÓN DE REBELDES" llamas a la Católica, que antes tú mismo profesabas, queremos ser rebeldes, tan rebeldes como los mártires que se erguían ante los despotas, confesando su fe con gallardía, queremos ser rebeldes contra los que no siendo legítimos sucesores de san Pedro han arrastrado a la apostasía universal a casi todos los católicos del mundo; contra los falsos pastores que entregan la ovejas de Cristo a los lobos carniceros y queremos morir en esta rebeldía
Viva cristo rey
En mi corazón
En mi casa
Y en mi patria.
Viva la iglesia tradicionalista
Viva Monseñor Carmona
Viva la sociedad trento

Anónimo dijo...

COMBATIENDO SIN TREGUA EN TODOS LOS FRENTES PARA QUE CRISTO REINE. «VIVAT JESU, AMÓRE NOSTRUM, ET MARÍA, SPES NOSTRÆ!»
Viva la iglesia Divina Providencia

Quienes ahora quieren salvar su alma deben REGRESAR a la Iglesia de siempre, a la Iglesia que NADIE puede cambiar, porque es INMUTABLE, ni NADIE puede destruir porque es DIVINA. Ahora que los herejes se han quedado con nuestros templos, no queda a los fieles otro recurso que orar en sus propios hogares, rezar el Santo Rosario, estudiar el Catecismo de antes y vivir piadosamente cumpliendo con fidelidad los Mandamientos de Dios.

+ Monseñor Moisés Carmona R.
OBISPO DE LA IGLESIA CATÓLICA

Anónimo dijo...

La Sociedad Sacerdotal Trento está formada por sacerdotes católicos romanos y por tanto, cree y profesa todos los dogmas que la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana cree y enseña; y ha declarado solemnemente como tales por boca de los Sumos Pontífices legítimos y por los Concilios Universales por ellos citados y confirmados, es decir, por el Magisterio inerrante de la Iglesia.

Asimismo abraza todas sus enseñanzas y prácticas morales como santas y santificadoras, siendo para quienes las guarden como ella manda meritorias para alcanzar el cielo.

La Misa que celebramos y los sacramentos que administramos, son los mismos que ha practicado la Santa Iglesia Católica, a saber, la Misa codificada por Su Santidad Pío V y promulgada a perpetuidad en la Bula Quo Primum Tempore, así como el Misal y Ritual para sacramentos por él mismo establecidos. Practicamos, en unión con toda la Iglesia el rito latino, la liturgia de Su Santidad San Pío X con las modificaciones y variantes que, con Autoridad Apostólica, realizó Su Santidad Pío XII.

Creemos que después de la muerte del Papa Pío XII, con la convocatoria del Concilio Vaticano II y con las doctrinas totalmente heréticas y opuestas al Magisterio Eclesiástico que allí se promulgaron, con el Novus Ordo Misae (Nuevo Orden de la Misa) y los nuevos ritos de los sacramentos, se creó una nueva Iglesia en abierta contradicción y oposición a los dogmas, costumbres y ritos de la verdadera Iglesia Católica por Cristo fundada.

Esa Iglesia Moderna, mal llamada católica, nacida como fruto del Concilio Vaticano II, heréticamente enseña:

La libertad para escoger cualquier religión.
El falso ecumenismo.
El culto al hombre destronando a Dios (antropocentrismo).
Estas teorías fueron condenadas por los Papas: Pío XI en la Bula Quanta Cura y el Syllabus Errorum (1864); por el Papa León XIII en Inmortale Dei y Libertas; Pío XI en Quas Primas (1925) y la Mortalium Animos (1928); Pío XII en la Mystici Corporis (1943).

Además la definición y teología de la Nueva Misa está en contraposición con la Doctrina del Concilio de Trento, Sesión XXII, la cual establece que la Misa es un verdadero y propio sacrificio propiciatorio y no sólo una asamblea Eucarística, es decir, de acción de gracias y alabanza; no sólo la conmemoración de la cena del Señor, sino la renovación incruenta donde se inmola aquel mismo Cristo que se ofreció en la cruz.

Por si esto fuera poco, han alterado las palabras esenciales de la consagración, oponiéndose a anteriores decretos de la Iglesia Católica como la misma Bula Quo Primum y de Defectibus de San Pío V; Apostolicae Curae de León XIII; y Sacramentum Ordinis del Papa Pío XII.

Por esto y muchas otras razones sostenemos que la Misa del Novus Ordo EN SÍ MISMA es inválida por carecer en su estructura de la intención sacrificial, como se puede ver por la alteración de las preces del ofertorio y su Misa definición y doctrina. Sería también inválida si un Sacerdote válidamente ordenado la oficiara con la intención propia del Novus Ordo y dudosa en todos los demás casos. Y que, por lo mismo, presenta un peligro para la fe, por lo que bajo culpa grave está el verdadero católico obligado a abstenerse de asistir a tales cultos.

Anónimo dijo...

De todo eso hemos de concluir, que la jerarquía moderna que ha aprobado, practicado e implementado estas enseñanzas heréticas, ya no representan a la Iglesia Católica, conforme al Canon 188 todos los oficios quedan vacantes IPSO FACTO (sin necesidad de una declaración expresa), por renuncia tácita…, por defección pública de la fe católica, y no tienen jurisdicción alguna sobre los fieles católicos y que por lo tanto todas sus propias enseñanzas, cánones, decretos y penas, son inválidas y no obligan ni exteriormente ni en conciencia.

Declaramos, guiados por estos y por muchos otros argumentos, que la sede Apostólica está VACANTE, al igual que las Diócesis y Parroquias; y que nosotros, Sacerdotes Católicos, fieles a la Iglesia Católica de siempre, podemos y debemos continuar enseñando y santificando a los fieles otorgando los verdaderos sacramentos y las divinas verdades no contaminadas por el Modernismo; todo esto para la gloria de Dios y la Salvación de las almas que es la ley suprema.

Es de notarse, que esta es una declaración sólo de las principales verdades que sostenemos y no una exhaustiva demostración de las mismas.