BIENVENIDO

BIENVENIDO
ABBA PADRE

José Pilar Quezada Valdès -sentado a la izquierda- y Agustín Caloca Cortés -Sentado a la derecha- alumnos en el Seminario de Guadalajaraa
... "en la Iglesia conviven asnos, mulos y machos cabríos, algunos tan salvajes que se sienten deseos de matarlos, pero no es posible porque 'el Amo quiere recibirlos todos en buen estado'."
El Cura de Torcy a su colega de Ambricourt, en: "Diario de un Cura Rural", de Bernanos.

jueves, 29 de noviembre de 2007

DESDE GUERRERO UNA HERMOSA MAÑANA 3

COSTA GRANDE:
PROVINCIA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE.
Pbro. Juan Carlos flores Rivas.

Nos aproximamos cada ves más a las fiestas anuales en las que nuestra costa guerrerense celebra con regocijo las Apariciones de Santa María de Guadalupe al bienaventurado San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, feliz Acontecimiento Guadalupano, en el cual la costa guerrerense “en modo ninguno es menor entre todos los pueblos”, ya que ha tenido un lugar muy original en la devoción general Guadalupana en México.
El 16 de marzo de 1811 las tropas al mando del Generalísimo Don José María Morelos y Pavón se apoderan de Tecpan –hoy de Galeana-, frustrados los intentos de apoderarse de Acapulco por una traición. Morelos se concentra en Tecpan, población que elevó al rango de Ciudad cabecera de Provincia, donde se hacen los primeros intentos de organizar un gobierno en las zonas dominadas por sus ejércitos. Hacia el 18 de Abril decreta el establecimiento de la Provincia de Nuestra Señora de Guadalupe de Tecpan y la entrega de tierras a los pueblos. Marcándose con este hecho el despegue de la devoción Guadalupana en nuestra costa guerrerense, que se consolidará posteriormente con la Proclama de Ometepec del 11 de Marzo de 1813, que ya transcribimos en el artículo de la semana pasada en nuestro Mar Adentro con el título: Costa Chica Guadalupana. La Suprema Junta Nacional Americana adoptó en su sello, bajo el águila mexicana, la mención, con la iniciales en latín (NFTON=Non Fecit Taliter Omni Nationi), de que la Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, no ha hecho cosa igual con ninguna otra nación. Los símbolos fundadores de nuestra nacionalidad quedaban hermanados. Toda persona, a manera de identidad, a la pregunta: “¿Quién vive?”, debería responder entonces: “La América”, “La Virgen de Guadalupe”.
Don José María Morelos y Pavón, creyente implacable, sacerdote de compañerismo solidario, genio militar y caudillo patriota, personalidad popular y gran sentido de justicia, de profunda religiosidad Guadalupana, sin duda alguna, se encuentra en el origen del entusiasmo Guadalupano de nuestra costa guerrerense, festivo, explosivo, lleno de entusiasmo y profundo.

No hay comentarios: